Actualidad

El policía condenado por romperle la mandíbula a un inmigrante no irá a prisión

Después de 6 años, el bangladesí Kamal Udin ha conseguido justicia: han condenado al agente que le agredió a un año de cárcel, pero no cumplirá condena por no tener antecedentes.

Sucedió hace 6 años. El 9 de julio de 2011 Kamal Udin, un joven abogado de Bangladesh, había quedado con un amigo para comer. Mientras esperaba en el céntrico paseo de Las Ramblas, en Barcelona, un coche de la Guardia Urbana se paró frente a él. Le preguntaron qué estaba haciendo ahí y le pidieron la documentación.

Udin, que estaba en proceso de regular su situación en España, les enseñó su certificado de empadronamiento. Sin mediar palabra, los agentes le metieron en el coche y le llevaron a comisaría. Las cámaras de vigilancia grabaron su entrada y su salida, pero no lo que sucedió en el interior de la comisaría.

Las imágenes muestran como el abogado bengalí se tocaba la mandíbula y la cabeza tan solo un minuto después de haber entrado con los agentes y cómo el joven se dirigía de nuevo andando hacia la calle.

"Me pegó un puñetazo en la boca. Caí al suelo y después, me dio tres patadas", explicaba Udin en el juicio celebrado el pasado mes de noviembre. El policía acusado, Daniel Baiget Ortega, aseguró que "no recordaba dicha actuación" y que, al tratarse de una mera identificación, "no lo anotó en la hoja de servicio de ese día".

Udin acudió junto a su amigo al centro de salud más cercano para ser atendido. Debido a la gravedad de la agresión fue derivado al Hospital Vall d'Hebron donde fue intervenido quirúrgicamente. Estuvo dos días ingresado y necesitó 140 días de recuperación.

La Fiscalía pedía 5 años de prisión para el agente. El abogado de la víctima, de la ONG SOS Racisme Catalunya, pedía 6 años por un delito contra la integridad moral con agravantes de racismo y xenofobia y por el status de funcionario público que ostenta el agresor.

Finalmente, la Audiencia Provincial ha condenado a Baiget a un año de prisión y a indemnizar a Udin con 10.000 euros. El agente no pisará la cárcel porque no tiene antecedentes penales. Será inhabilitado de su cargo durante un año. Desde la ONG SOS Racisme confían en que ahora el Ayuntamiento tome medidas y le impida volver a ejercer de Guardia Urbano.

Udin ha conseguido, en cierto modo, justicia ya que se trata de un caso que tenía todas las probabilidades de ser archivado. Un pequeño triunfo que tan solo le ha costado al bengalí 6 años de perseverancia, contínua medicación para su mandíbula y problemas para masticar.

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar