Actualidad

10 cómics para regalar el Día del Libro

Literatura ilustrada para mentes dispersas #PlayGroundRecomienda

Si el cómic como tal hubiera existido en la época de Cervantes, hubiéramos visto un Quijote bastante distinto. Enviñetado y enbocadillado hasta las cejas. Borracho de Tintín o de Superman en vez de novelas de caballerías. Con un estilo más parecido al de Robert Crumb que al de Lope de Vega y con dobles páginas del caballero contra los fastuosos molinos.

De la misma forma hubiera ocurrido con Shakespeare. Hamlet podría haber hablado con su calavera de página a página. De viñeta a viñeta. Con un fantasma apareciéndose entre recuadros de color y onometopeyas narrando las estridentes muertes.

Nada hubiera sido lo mismo y, sin embargo, todo hubiera seguido su curso. Porque la frontera entre literatura y cómic es cada vez más fina y difusa. Más aún si sumamos a la ecuación el auge de las novelas gráficas.

Por ello, en el Día del Libro, tampoco está de más regalar un cómic como estos diez recién publicados.

1. Frecuencia Global, de Warren Ellis

En un mundo donde los gobiernos son los causantes de las mayores amenazas de la población, una organización ilegal que actúa en todo el planeta ha decidido plantarles cara. Este Anonymous guerrillero se llama Global Frequency y, a través de 12 historias independientes, son los encargados de frenar proyectos nucleares, militares y hasta paranormales de los magnates más terroríficos del globo.

Una de las obras más llamativas del autor de Planetary y Transmetropolitan vuelve de la mano de ECC con una edición integral de lujo. Miranda Zero y Aleph, los únicos personajes fijos de la historia, regresan a su mundo de ciencia ficción en un momento donde se antoja tan realista como el nuestro.

La estética punk del autor contagia cada página y la denuncia anarquista y caótica empodera a un pueblo atado en el engaño. Harto de la insatisfacción que provoca tener unos líderes en los que nadie cree.

2. Historias de Bosnia, de Joe Sacco

Cerca de 100.000 personas murieron en los 3 años que duro la Guerra de Bosnia. Una guerra moderna, marcada por la desigualdad y el fanatismo político y religioso. En Historias de Bosnia, Joe Sacco vuelve a demostrar que el cómic es una forma magistral de ejercer el periodismo, donde el lector se pone en la piel del autor mientras visualiza cada rincón y situación.

Sacco vive los últimos momentos de un conflicto que ha dejado tantas ruinas como víctimas. A través de su sensible mirada, conocemos a iconos como Radovan Karadzic y, sobre todo, a mártires y héroes desconocidos que sufrieron las garras de la naturaleza humana.

3. La casa, de Paco Roca

La diógenes contemporánea es una mina de recuerdos. Cada trasto que almacenamos ocupa mucho más que un espacio fácilmente sustituible. Juguetes, ropa, herramientas y aparatos. Cosechas inútiles de una vida que creíamos olvidada.

En La casa, Paco Roca vuelve a traer la melancolía que ya le llevó al éxito de Arrugas con el hogar de la infancia de tres hermanos. Después de la muerte de su padre, los hijos retornan al nido que un día tuvieron que abandonar.

La intención que tienen es venderlo. deshacerse de todo aquello de lo que algún día formaron parte. Sin embargo, cada paso atrás en la memoria les hará volver a ser los niños que un día recorrían los pasillos estrechos y la cocina rústica en la que se pasaban el día jugando y viendo el tiempo pasar.

4. El fin del mundo y antes del amanecer, de Inio Asano

" Cuando somos adultos, nuestros objetivos se simplifican. Olvidamos los sueños adolescentes". Esto nos decía Inio Asano cuando hablamos con él en el último Salón del Manga de Barcelona. El autor de quienes no leen manga siempre ha huido de los artificios comerciales del cómic japonés, ajustándose a un realismo afligido que emociona a cualquiera.

En El fin del mundo y antes del amanecer se recogen algunos de los mejores relatos de Asano. Historias de sexo sin amor y de amor sin sexo. Historias en las que, con simples menciones indirectas, el corazón del lector se paraliza y vuelve a latir. Una recomendación sensacional para quienes leen rápido pero se pueden quedar horas observando el mismo párrafo.

5. Mis héroes del blues, jazz y country, de Robert Crumb

Los amantes de la mejor música sureña están de enhorabuena gracias a la magnífica enciclopedia que acaba de lanzar Robert Crumb. En más de 200 páginas, el mejor autor del cómic underground estadounidense analiza los mejores músicos de blues, jazz y country de la historia desde su punto de vista tan subjetivo como sensacional.

Incluyendo un CD en el que se presenta música elegida expresamente por el dibujante, el recopilatorio hace un repaso a la vida e historia de los que considera verdaderos héroes de la cultura. Un repaso a la historia moderna de Norteamérica desde la mejor excusa posible: la música

6. Que no, que no me muero, de María Hernández Martí

" Lo único meritorio que he hecho en todo este tiempo es no morirme". La claridad de María Hernández a la hora de hablar de su cáncer de mama no es para todos los públicos. Sin embargo, la novela gráfica con la que ha presentado su punto de vista sobre la enfermedad ha resultado ser un grito revolucionario contra muchas otras injusticias.

Contra los tópicos que se dicen sobre los enfermos y su curación. Contra la "pena" infundada que muchos sienten sobre ellos. Contra las idioteces que llegan a tener que aguantar todos aquellos que deben raparse la cabeza por la quimioterapia. Contra los ánimos que acaban siendo verdaderas patadas en las costillas.

Sin ánimo de ofender pero con ganas de contar la realidad pocas veces dicha, Hernández demuestra, junto a las sensacionales ilustraciones de Javi de Castro, que nada es tan bonito ni feo como lo pintan.

7. Neverwhere, de Neil Gaiman

Una novela, una serie de la BBC y ahora, también, un magnífico cómic. Neverwhere, de Neil Gaiman, transporta al lector hasta los subterráneos de Londres, donde se ha conformado una ciudad suburbial con reglas y normas propias que los refugiados deben seguir para poder sobrevivir y mantenerse intactos.

Gaiman hace de la decadencia una virtud. Una vía de escape para la rutina, el estrés y todo lo que se aúna en la Inglaterra contemporánea. La estética punk de los personajes acoge a la perfección la ambientación que dieron a la serie y que también aparecía representada en el libro que el autor escribiría para darle mayor profundidad a su historia.

La nueva edición de ECC recopila los nueve números de la colección original, ajustándose a una historia dirigida a los que nunca están conformes con lo que tienen.

8. The League of Extraordinary Gentlemen, de Alan Moore

Alan Moore, el autor de Watchmen y V de Vendetta, reúne a los grandes personajes de la literatura clásica en una inmensa colección solo apta para los más literatos. En La Liga de los Hombres Extraordinarios, el autor aprovecha para contar las historias que siempre quiso con personajes de magnífico carisma y cameos de lo más llamativo.

Planeta acaba de recopilar las aventuras de los héroes más controvertidos de la ficción en una edición de lujo. Desde el primer volumen, el Capitán Nemo, el Doctor Jekyll, Mina Murray y Allan Quatermain ya se unen para demostrar que juntos son imparables, nada que ver con el intento fallido de adaptación cinematográfica que acabó con la carrera de Sean Connery.

9. La Primavera de los Árabes, de Jean-Pierre Filiu

En 2010, el mundo árabe dio un vuelco enorme que dura hasta nuestros días. Con objetivos como los dictadores Mubarak y Gadafi abatidos, la Primavera Árabe ha demostrado ser una de las revueltas más importantes tanto del siglo XXI como de toda la historia. Un grito de revolución con la libertad por bandera y la injusticia como principal enemiga.

Seis años después de que todo comenzara, el experto Jean-Pierre Filiu ha encabezado un proyecto en el que explica, paso a paso, los mayores acontecimientos de una disputa que dura hasta nuestros días. Una magnífica trayectoria por presiones gubernamentales, pequeños motines e historias de superación en un contexto tan hostil como esperanzador.

10. Sexo, drogas y Mastercard, de Pablo Arkada

"¿Se puede ser antisistema y tener cuenta en Facebook? ¿Ser gótico y vestir en Zara? ¿Estar de okupa y tirar de Visa? ¿Hacer la revolución y a la vez cola para pillar el nuevo iPhone?" La incongruencia del Siglo XXI llega de la mano del histórico dibujante de El Jueves Pablo Arkada para demostrar que todo es posible en nuestros días.

Un tema tan candente como el hecho de tener conciencia social mientras se vive bien llega de la forma más irónica y satírica posible gracias a uno de los autores con más talento del panorama nacional.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar