Actualidad

"Algunos dicen que lo que tenemos en España no son comedores escolares sino comederos"

El documental Alimentando Conciencias pretende visibilizar la labor de los comedores escolares sostenibles, una alternativa sana, ecológica y ética a los cuestionados comedores tradicionales en manos de grandes empresas de catering. Puedes ayudar a que el documental sea una realidad aquí

Es la hora de comer. Un grupo de niños con batas de cuadros se concentra alrededor de una mesa de madera. Encima de la mesa, cinco bandejas metálicas le dan a la escena cierta estética carcelaria.

Sobre esa bandeja esperan una varita de merluza requemada y grasienta, patatas fritas en aceites viejos, menestra aguada a base de verduras congeladas y, de postre, natillas de chocolate de marca blanca. Los niños recogen su bandeja y buscan sitio en las mesas. Mueven la comida con el tenedor mientras, desganados, se llevan un bocado tras otro a la boca, casi mecánicamente.

Esta es la escena que se repite todos los días al mediodía en muchos de los 14.162 centros educativos que ofrecen servicio de comedor escolar en nuestro país.

Según datos publicados por el Ministerio de Educación correspondientes al curso 2013/2014, 1.639.376 niños españoles hacen su comida principal en el comedor.

O lo que es lo mismo, el 40% del alumnado.

Alrededor de 1.600.000 niños españoles hacen su comida principal en el comedor escolar. O lo que es lo mismo, el 40% del alumnado

La mayoría de estos comedores se encuentran en manos de grandes empresas de catering que elaboran comidas de muy baja calidad, con enormes cantidades de fritos, uso de verduras congeladas y en conserva y escasez de productos frescos. Son alimentos que recorren miles de kilómetros desde el campo hasta las cocinas de las empresas procesadoras y que luego vuelven a viajar hasta llegar a los comedores escolares. Y de ahí al estómago de nuestros hijos.  

Comidas poco saludables, sin variedad y todas cocinadas de la misma forma. Esa es la norma.

Sin embargo, no todos los comedores son así. Cada vez hay más centros escolares que apuestan por iniciativas diferentes, que se guían por criterios de sostenibilidad, de adquisición de alimentos de temporada, de cercanía y agroecólogicos.

Porque otra alimentación sí es posible, empezando por las escuelas. Y eso es, precisamente, lo que quieren demostrar las organizaciones del Campo al Cole, Nave Nodriza y Carro de Combate con el documental Alimentando Conciencias.

Alimentando conciencias pretende visibilizar el cambio que se está produciendo en el modelo de alimentación escolar, y hacer ver que, a la larga, la apuesta por una alimentación ecológica y de cercanía en las escuelas es, además de viable económicamente, mucho más saludable para nuestros hijos.

Tenemos previsto visibilizar unos 15 proyectos de Comedores Escolares Sostenibles de Andalucía, Aragón, Canarias, Cantabria, Cataluña, Euskadi y Madrid, entre otras. Ya contamos con el visto bueno de la mayoría. También queremos dar voz a las principales organizaciones ecologistas vinculadas con cuestiones de Soberanía Alimentaria como VSF, Ecologistas en Acción o Amigos de la Tierra. Y como no, esperamos contar con la CEAPA, como principal representante de las asociaciones de madres y padres”, explica Andrés Muñoz, responsable de los comedores agroecológicos de Campo al Cole, la asociación encargada de la coordinación y difusión de un proyecto que estos días intenta financiarse con una campaña de crowfunding a través de la plataforma Goteo.

El documental Alimentando Conciencias pretende visibilizar 15 proyectos de Comedores Escolares Sostenibles en España

Junto con el documental también se realizará una investigación periodística que explicará cuál es la situación de los comedores escolares en España. “Para ello indagaremos sobre qué normativa los rige, quién se encarga de cocinar, qué alimentos se comen y de dónde vienen, qué empresas hay detrás del negocio de los catering escolares”, enumera Muñoz. Este trabajo lo llevará a cabo Carro de Combate, un proyecto periodístico que investiga el origen de los productos y las condiciones laborales en las que son fabricados, a fin de visibilizar los impactos sociales y ambientales de lo que consumimos.

“Con este trabajo queremos dar a conocer también la problemática de la falta de calidad alimentaria, la concentración empresarial del sector de la restauración colectiva escolar y la nula participación que las administraciones públicas dan a las comunidades educativas sobre cómo alimentar a sus hijos e hijas”, cuenta Andrés.

Algunos dicen que lo que tenemos hoy día no son comedores sino comederos”, sentencia nuestro interlocutor. “  Con nuestro documental queremos incidir que el cambio de modelo es posible y se está dando ya”.

¿Y por qué si el sistema no es idóneo, la alimentación no es saludable y los niños no son felices masticando comida poco sabrosa... no se cambia?

No es tan fácil. Hay varios factores que impiden que los colegios puedan decidir como quieren que sean sus comedores. Por un lado, la normativa que rige los comedores escolares en la mayoría de Comunidades Autónomas privilegia la gestión indirecta de este servicio a empresas externas. En algunos casos, como por ejemplo en Extremadura, se permite que sea el AMPA el que gestione los comedores. Sin embargo, la gestión directa por parte de la administración es casi inexistente.

Y más problemas. Los nuevos colegios construidos no cuentan con cocinas, por lo que se favorece la externalización de este servicio.

 

Otro punto que impide que los colegios decidan qué hacer con sus comedores tiene que ver con el sistema de licitación de los comedores escolares. Las comunidades autónomas reparten este servicio en grandes lotes, por lo que se favorece que lo ganen las grandes empresas, capaces de ofrecer presupuestos más ajustados.

Además, no se establecen criterios sociales que expliquen a las empresas cómo deben gestionar el servicio. Todos estos factores llevan a que en la mayoría de las Comunidades Autónomas los centros no puedan elegir quién gestiona su cocina, con qué método y qué alimentos se sirven.

A eso hay que sumar la falta de voluntad política para cambiar las cosas.

El proyecto también quiere dar a conocer la poca calidad alimentaria, la concentración empresarial y la nula participación de las autoridades en el sector de la restauración colectiva escolar

“Hay una falta de interés de las administraciones públicas por implementar políticas que favorezcan la alimentación saludable y sostenible en beneficio de la ciudadanía en su conjunto”, opina Andrés. Es por ello por lo que cada vez más padres se organizan de manera autónoma.

“Ejemplos de ello son la Plataforma por unos Comedores Escolares Públicos de Calidad de Aragón o la FAMPA Alhambra de Granada. Nuestra asociación participa en Ecocomedores de Madrid y en Madrid Agroecológico, plataformas que pretenden implementar políticas publicas que favorezcan la agroecología y la soberanía alimentaria, y recientemente se ha constituido la Plataforma por una Alimentación Responsable en la Escuela de ámbito estatal".

En la actualidad, el documental se encuentra en fase de preproducción y búsqueda de financiación. Si consiguen los fondos necesarios para llevarlo a cabo, empezarán a grabar en septiembre.

“Una vez terminado esperamos estrenarlo a principios de 2017 en Madrid y más adelante en muchos más puntos de la geografía española”, explica Andrés Muñoz.

Después la intención de los responsables del documental Alimentando Conciencias es facilitar la película de manera libre en Internet. “Es uno de nuestros objetivos. Crear una herramienta de libre uso que sirva para el aprendizaje colectivo y para visibilizar estas experiencias de comedores escolares sostenibles”.

Si quieres contribuir a que Alimentando Conciencias sea una realidad, puedes colaborar aquí.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar