PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

El coche volador pronto flotará sobre nuestras cabezas

H

 

Olvídate de las películas de ciencia-ficción: AeroMobil es real

Natxo Medina

30 Octubre 2014 15:52

Aeromobil acaba de hacer su entrada triunfal en el mundo del transporte y está dispuesto a revolucionarlo.

En el imaginario de la ciencia-ficción futurista, además de trajes plateados, colegas de fiesta alienígenas, hologramas y rascacielos brillantes, no pueden faltar los coches voladores. Quienes crecimos viendo Los Jetsons, Regreso al Futuro II, El Quinto Elemento o La Guerra de las Galaxias no podemos quitarnos esa imagen de coches flotantes de la cabeza.

Sin embargo, pronto tendremos que hacerlo porque ya no será cosa de película, sino tan real como un Opel Corsa. De hecho, el coche volador ya existe. Se llama AeroMobil, viene de Eslovaquia y sus creadores están convencidos de que transformará el mundo.

El AeroMobil 3.0 se presentó ayer miércoles en el Pioneers Festival de Viena, dedicado a la innovación tecnológica. Los asistentes al festival pudieron ver en primicia esta mezcla de turismo deportivo y avión ultraligero de última generación. 

Su funcionamiento obedece exactamente a esa mezcla: cuando viaja por carretera se comporta como un coche biplaza convencional. Puede repostar en las gasolineras comunes. Cuando tiene que despegar, desplega las alas y coge velocidad, como un avión cualquiera. Con la salvedad de que sólo necesita 200 metros para despegar y 50 para aterrizar.

No es exactamente como los coches voladores que hemos tenido siempre en la cabeza, pero no deja de ser alucinante.

El momento justo

Aunque nos parezca que el proyecto ha surgido de la nada, lo cierto es que lleva 25 años cocinándose. Stefan Klein, el impulsor de la iniciativa, ha estado trabajando en la idea desde 1989. Después de tres prototipos operativo, esta vez la cosa va en serio.

Tanto es así que los responsables del invento no escatiman en frases lapidarias: “Creemos que el transporte personal está a punto de cambiar para siempre”, decía en rueda prensa Juraj Vaculik, uno de los portavoces de la empresa.

AeroMobil 3.0 llega en un momento idóneo, en el que la Unión Europea se está planteando en serio proyectos como MyCopter, una especie de helicóptero unipersonal que vendría a sustituir al coche tradicional. Todo ello con la intención de que en el futuro este tipo de transportes sean habituales y reducir así las congestiones de tráfico en las carreteras.

Ahora bien, hasta que AeroMobil se convierta en un estándar de transporte, tienen que pasar varias cosas. La primera, que la legislación de los países se adecue a un aparato tan revolucionario, un proceso lento y complicado. La segunda, que los conductores y las ciudades se hagan a la idea. Si con un coche ya es difícil aparcar en hora punta, imaginaos lo que puede pasar cuando uno vuelva volando del trabajo.

share