Actualidad

Las claves del veto de Trump a los inmigrantes

Desgranamos en seis puntos la controvertida medida de Donald Trump que prohíbe la entrada a ciudadanos de 7 países musulmanes

El pasado viernes EEUU cerraba sus puertas a personas de 7 países distintos. Por orden del presidente Donald Trump, el país fundado por inmigrantes se convertía en territorio hostil para los extranjeros. Los aeropuertos se convertían, de la noche a la mañana, en el muro invisible imposible de saltar.

¿A quién afecta la orden de Trump?

Gracias a una orden ejecutiva, los ciudadanos de Irak, Irán, Siria, Somalia, Sudán, Libia y Yemen tienen prohibido ingresar en territorio estadounidense a pesar de tener tener una residencia permanente, la llamada Green Card, que legalmente les permite estar en EEUU.

¿Por qué Trump ha elegido a esos países?

Por supuesto, es imposible pasar por alto que los 7 países son de mayoría musulmana. Durante la campaña electoral, Trump llegó a prometer que establecería una prohibición total a todos los musulmanes que quieran entrar en EEUU por una cuestión de "seguridad nacional", relacionando a todos los musulmanes con el terrorismo yihadista.

Tras conocer los países de la lista negra, los musulmanes de todo el mundo comenzaron a usar el hashtag #MuslimBan denunciando que la decisión presidencial se rige exclusivamente por la religión. Desde el gobierno estadounidense niegan esas acusaciones destacando que ciudadanos de países como Arabia Saudita, Egipto y Pakistán no forman parte del veto.

Tras conocer los países de la lista negra, los musulmanes de todo el mundo comenzaron a usar el hashtag #MuslimBan denunciando que la decisión presidencial se rige exclusivamente por la religión

Sean Spicer, portavoz de la Casa Blanca, declaró en un programa del canal ABC que los 7 países no han sido elegidos a dedo sino que formaban parte de un programa del gobierno de Barack Obama que prohibía a sus ciudadanos viajar amparándose a la protección del Programa de Exención de visados.

Sin embargo, un artículo del New York Times va más allá de esas justificaciones y asegura que los países que no han entrado en la lista, concretamente Emiratos Árabes, Arabia Saudita y Egipto, se han salvado porque son países en los que Trump tiene negocios.

¿Cuál es el impacto real de la medida?

De acuerdo al Departamento de Seguridad Nacional de EEUU, de las 1.016.518 green cards que se otorgaron en 2014, solo 19.153 fueron para iraquíes y 11.615 para iraníes. ProPublica sostiene que los ciudadanos de los 7 países vetados forman en conjunto una comunidad de 500.000 residentes legales en todo EEUU.

Pero estos datos no lo cuentan todo, sobre todo en el caso de los refugiados. Obama propuso acoger 110.000 refugiados antes de dejar su cargo pero ahora Trump les ha negado a todos el asilo.

The Atlantic recoge que ya ha habido varios informes que aseguran que a gente que había pasado varios años de trámites para conseguir ser acogidos por EEUU, en el último momento se les ha impedido el embarque. Que hay personas varadas en terceros países a las que no dejan subir al avión. Se conocen casos de estudiantes iraníes de instituciones estadounidenses que han quedado atrapados en el extranjero después de volver por vacaciones a su país de origen. O iraquíes que ayudaron al ejército estadounidense y a quienes se había garantizado asilo y ahora temen por su vida si siguen viviendo en Irak.

¿Cómo ha reaccionado la ciudadanía?

Desde que se tuvo constancia de los primeros detenidos en aeropuertos, las calles y terminales han sido tomadas por miles de manifestantes, entre ellos abogados ofreciendo sus servicios de forma gratuita a los afectados o asociaciones pro derechos civiles dispuestas a batallar contra la ley de Trump. Con pancartas en las que se podía leer "Los refugiados son bienvenidos aquí" o "Déjenles entrar", tanto estadounidenses como inmigrantes se han levantado en contra de la medida.

Las redes sociales también se han saturado con mensajes en contra de la lista negra y de casos de personas cuyos amigos o familiares se han quedado en la frontera por culpa de la decisión presidencial.

¿Y los gobiernos?

Los legisladores demócratas se han posicionado absolutamente en contra de la medida ya que consideran que viola los valores estadounidenses y es anticonstitucional por tratarse de una prohibición basada en la religión.

Con pancartas en las que se podía leer "Los refugiados son bienvenidos aquí" o "Déjenles entrar", tanto estadounidenses como inmigrantes se han levantado en contra de la medida.

La agencia de refugiados de la ONU y la Organización Internacional para las Migraciones elaboraron una declaración conjunta en la que destacan que el programa de reasentamiento de refugiados de EEUU es básico y necesario.

Alemania, Francia y Turquía también han expresado su descontento con las medidas, mientras que el presidente de la República Checa, Milos Zeman, y el líder de la ultraderecha holandesa, Geert Wilders, han expresado su apoyo asegurando que Trump "protege su país".

¿Qué pasa con las medidas legales?

Jueces de al menos 4 estados han emitido órdenes para bloquear la restricción de Trump y fiscales de otros 16 estados han calificado la medida de inconstitucional. Las órdenes de los jueces han bloqueado la deportación de personas de la lista negra dejándoles entrar en EEUU.

Reince Priebus, jefe del Gabinete de la Casa Blanca, declaró tras conocer las órdenes judiciales que finalmente la prohibición de entrada no afectaría a los residentes permanentes. Lo que queda por ver es qué pasará en el futuro a los refugiados.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar