PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Debate entre Le Pen y Macron: un ring, un raudal de insultos y solo un ganador

H

 

Todo lo que se dijo en el último combate presidencial resumido en 5 puntos

alba losada

04 Mayo 2017 15:35

Ayer los dos candidatos para la segunda vuelta de las elecciones francesas, Emmanuel Macron y Marine Le Pen, se enfrentaron en un debate cara a cara de dos horas y media en el que expusieron las razones por las cuales los franceses deberían votarles este domingo.

Estas son las cinco claves que necesitas para entender el debate entre dos candidatos con dos formas completamente distintas de ver el mundo.

I. Un mar de agravios

Una mesa, un plató sin público, dos moderadores que casi ni intervinieron, varias cámaras y dos candidatos. A pesar de que el formato del debate presidencial no ha cambiado en los últimos 40 años, anoche fue la primera ocasión en la que los insultos y las invectivas fueron constantes.

El candidato liberal acusó a Le Pen de ser una mentirosa mal informada, una corrupta, una nacionalista peligrosa, de "alimentar a Francia de miseria" y de que con sus políticas "traería una guerra civil".

La candidata ultraderechista tachó a Macron de arrogante, de niño mimado, de ser "un banquero sonriente" que estaba en connivencia con los islamistas, que estaba complaciente con el terrorismo y que su objetivo era "matar a Francia" para favorecer los "grandes intereses económicos".

II. Nacionalización vs. globalización: dos sistemas económicos opuestos

Según dijo ayer Le Pen, las industrias francesas "están en manos de extremistas islámicos" y se encuentran en el colapso. Así que amparándose en la bandera del patriotismo que siempre ha ondeado, sostuvo que la única forma de promover los puestos de trabajo entre los franceses es nacionalizando la economía. "Soy el candidato de esa Francia que amamos, que protegerá nuestras fronteras, que nos protegerá de la globalización salvaje", dijo al principio del debate.

Siguiendo este pensamiento, la candidata ultraderechista expresó sus planes para hacer un referendo sobre la salida de Francia de la Unión Europea y del Euro, "la moneda de los banqueros. No de la gente".

En cambio, Macron dejó claro que el camino que él propone es la globalización. Una Francia que trabaje con Europa, que mantenga el Euro por moneda y que siga formando parte del libre comercio. En cuanto al empleo, manifestó que la solución es implantar un convenio colectivo en las empresas que otorguen flexibilidad para mantener los puestos de trabajo.

El líder de En Marché! también critió el sistema de recaudación de impuestos de su rival, que lo catalogó de insuficiente para que los franceses continúen teniendo la misma calidad de vida.

 

"Soy el candidato de esa Francia que amamos, que protegerá nuestras fronteras, que nos protegerá de la globalización salvaje"



III. Cómo lidiar con el terrorismo que atenta contra Francia

Después de que los atentados perpetrados en Francia en los dos últimos dos años hayan matado a más de 230 personas, el terrorismo fue otro punto clave del debate.

Además de la globalización, para la candidata ultraderechista el islamismo - que equipara al terrorismo - es la otra gran amenaza que atenta contra el país en el que "hay una carencia absoluta de seguridad". Así que, como reafirmó anoche, su propuesta es "expulsar a los extranjeros que se han quedado estancados en nuestro territorio".

Para Macron combatir al terrorismo es la prioridad de los siguientes años, pero no alertó que "no tiene sentido encarcelar o expulsar extranjeros". El camino, más bien, se encontraría en analizar los factores sociales que han motivado a terroristas nacidos y criados en Francia a atacar su propio país.

El radical pensamiento de Le Pen le llevó a reafirmar su intención de prohibir símbolos religiosos en todos los lugares públicos, incluyendo el velo de las musulmanas. Un plan al cual Macron se opuso férreamente advirtiendo que esto solo dividiría al país y provocaría "una guerra civil". Y justamente esto "es lo que quieren los terroristas".

IV. El ganador

A pesar de que se evidenció que el lenguaje de la ultraderechista fue mucho más claro y conciso que el del liberal, que ofrecía más evasivas y daba rodeos en sus argumentos, Macron fue el ganador del debate.

Así lo manifestó la encuesta de Elabe para la televisión BFM, que mostró que la mayor parte de los franceses se habían sentido más convencidos por el liberal. Un pensamiento que se generalizó sobre todo en las ciudades, a diferencia de las zonas rurales que mantuvieron su apoyo a Le Pen.

V. Dos candidatos opuestos a elegir

El debate de ayer fue una muestra de las dos personalidades completamente opuestas entre las cuales los franceses tendrán que elegir este domingo.

La ultraderechista, de 48 años, fue diputada del Parlamento Europeo, esta es la segunda ocasión que se presenta a las elecciones presidenciales y a partir de 2011 fue la presidenta del partido el Frente Nacional, que abandonó recientemente para presentarse a la segunda vuelta simplemente como Marine Le Pen.

 

La propuesta de Le Pen para combatir el terrorismo es expulsar a los extranjeros que se han estancado en Francia



El fundador del partido es su padre, Jean-Marie Le Pen, a quien se asocia con el antisemitismo, la negación del Holocausto y la xenofobia. Su mayor éxito electoral fue en 2002, cuando pasó a la segunda vuelta frente al expresidente de Francia, Jacques Chirac, quien se negó a sentarse con él a debatir por sus creencias.

Con menos experiencia que su rival, Emmanuel Macron, de 39 años, es un exbanquero que terminó siendo ministro de Economía del gobierno de François Hollande. Pero a partir de 2016 se dedicó de pleno al movimiento político que le llevaría a disputar la presidencia: En Marché!

Todas las cartas ya están sobre las mesa. Ahora, solo falta que los franceses decidan en las urnas si quieren ser gobernados por el liberalismo o por la extrema derecha.

share