Actualidad

Estas son las claves para hablar de política y no llegar a las manos

El sociólogo y psicólogo Robb Willer propone una serie de pautas para mejorar las conversaciones sobre temas políticos

En las sobremesas es mejor no hablar ni de política ni de religión si uno no quiere llegar a las manos con su interlocutor. Según el sociólogo y psicólogo de la Universidad de Standford Robb Willer, siempre tendemos a ver las noticias que comparten nuestras ideologías y a debatir nuestras ideas con quienes profesan ideologías similares.

"La hostilidad y el odio crecen cada vez más hacian quienes piensan distinto a nosotros o tienen ideologías diferentes", explica Willer en una charla TED. El sociólogo en este caso habla de conservadores y liberales, pero su ejemplo también puede servir para las crecientes diferencias entre la izquierda y la derecha europea.

Willer propone la "empatía y el respeto" como principal arma para entablar mejores conversaciones políticas entre dos polos ideólogicos extremos. Pero, ¿es necesario con eso?

La principal herramienta en la que ha basado su estudio es la la utilización de los valores o principios morales  

"En el caso de los liberales destacan, como principios inamovibles, la justicia y la igualdad así como el cuidado y el proteccionismo. Por su parte, los conservadores enfatizan en la lealtad, el patriotismo, el respeto a la autoridad y la pureza y castidad", argumenta Willer.

Para llevar a cabo su teoría, denominada "replanteamiento de valores", el sociólogo y su compañero Matt Feinberg pidió a conservadores y liberales que debatieran sobre dos temas e intentaran convencer a sus interlocutores de adoptar las políticas de matrimonio gay y del inglés como idioma oficial de Estados Unidos. Ambos grupos, pese a que el estudio debía centrarse en convencer al otro de los motivos por los que deberían aprobarse, utilizaron tan solo valores y principios propios de su ideología.

Willer y su compañero descubrieron así la importancia de utilizar los valores morales -principios por los que mucha gente está dispuesta a morir por defenderlos, según recoge el autor- en la dialética política.

Para ponerlo a prueba, los autores llevaron a cabo dos textos centrados en políticas sobre la protección de medio ambiente. En el primero incluían las palabras daño y necesidad de protección. En el segundo cambiaban estas dos palabras por pureza y belleza: la necesidad de mantener la belleza y pureza del mundo en el que vivimos.

Tres grupos leyeron los dos ensayos. Conservadores, liberales y otro grupo de comparación. Los resultados fueron que, en ambos casos, la preocupación por proteger el medio ambiente suponía los mismos porcentajes de preocupación e incluso llevaba a muchos conservadores a reconocer la necesidad de implementar políticas ambientales para hacer frente al cambio climático.

La conclusión del autor es, por tanto, que si quieres que los conservadores se abran a posturas como el matrimonio homosexual o la sanidad pública,es necesario introducir en tu discurso valores como patriotismo o moral. Si lo que quieres es convencer a los liberales de la necesidad de implementar el gasto militar o de establecer el inglés como idioma oficial, será más eficiente si utilizas palabras como como igualdad o justicia en tu discurso.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar