Actualidad

El Tribunal de Justicia Europeo abofetea a la banca española con su sentencia sobre las cláusulas suelo

Bancos 0 - Personas 1

Hoy, el eterno dilema de a quién se debe proteger, a los bancos o a los ciudadanos, se ha inclinado un poco más hacia una de las partes. El Tribunal de la UE ha fallado en contra del sistema financiero español. Según su sentencia, el sector bancario deberá establecer una retroactividad total en la devolución de las cláusulas suelo opacas de los contratos hipotecarios.

Si tras leer esta frase te has quedado igual o más confundido que antes y no sabes ni hacia qué lado se inclina la balanza, aquí te explicamos qué es eso de las cláusulas suelos y por qué la sentencia de la UE es importante para ti.

Lo primero de todo, ¿qué son las cláusulas suelo?

Cuando vamos al banco y pedimos una hipoteca, vamos a tener que pagar unos intereses. Y estos se basan en el Euribor, una tasa europea que fluctúa constantemente. Normalmente, cuando le tienes que devolver el dinero del crédito a tu banco, lo haces en base a lo que marca el Euribor más una diferencial. Por ejemplo, Euribor+1 se traduce en los intereses que marca el Euribor y un punto más. Pero, debido a los continuos cambios en el Euribor, los bancos decidieron asegurarse su parte del pastel.

¿Y cómo lo hicieron? A través de las famosas cláusulas suelo y cláusulas techo.

Estas medidas iban destinadas a imponer un mínimo y un máximo a esos intereses, un tope que asegurara que los intereses no crecieran ni disminuyeran demasiado aunque el Euribor si lo hiciera. Esto ocurrió en 2008, época de crisis económica en la que el Euribor fluctuaba mucho y tan pronto estaba en lo más alto como se hundía bajo tierra.

Y qué bien que se aplicaran, porque justo en el verano de 2008... la cosa se fue de madre. El euribor alcanzó picos históricos y subió hasta un peligroso 5%, lo que provocaba que los clientes de hipotecas tuvieran que asumir un 6% de intereses. Una salvajada que, afortunadamente, iban a solucionar las cláusulas techo. Nuestros bancos no iban a permitir que tuviéramos que pagar tant... oh, wait.

El problema era que las entidades bancarias se habían asegurado de implantar un techo MUY alto (13%) y un suelo no tan bajo (2-3%), por lo que nunca se llegó a aplicar la cláusula techo.

Algo parecido pasó en 2009, pero a la inversa. El euribor comenzó a bajar, pero los clientes no veían que pasara lo mismo con los intereses que debían pagar por sus hipotecas. La banca ejecutó las cláusulas suelo, de manera que, aunque el Euribor bajó hasta el 1%, nosotros seguíamos pagando varios puntos porcentuales más. La banca siempre gana.

¿Cuándo comenzó la polémica?

Ese mismo 2009 la gente empezó a ser consciente de que algo olía mal en sus hipotecas. Y lo que es peor: muchos descubrieron esas cláusulas suelo camufladas entre sus créditos. Nunca nadie en su banco les había hablado de ellas. No eran conscientes de que estuvieran incluidas en lo que habían firmado. Y llegaron las denuncias.

Pero, exactamente, ¿qué se denunciaba?

Los afectados recriminaban a la banca que esas cláusulas suelo eran abusivas y poco transparentes. Las diferencias entre los porcentajes suelo y techo eran abusivas y sus propios bancos no les informaron que esos créditos que pagaban estaban blindados con las citadas cláusulas.

¿Cuál era la situación antes de la sentencia del Tribunal de Justicia Europeo?

Los afectados por las cláusulas suelo consiguieron su primera victoria en 2013, cuando el Tribunal Supremo de nuestro país declaró nulas las cláusulas de varias entidades. Según los jueces, las elevadas cláusulas suelo de los préstamos provocaban que créditos que eran teóricamente de interés variable, en la práctica se convirtieran en “préstamos a interés fijo, variable exclusivamente al alza”. En cristiano: los intereses a pagar por la hipoteca subían si lo hacía el euríbor, pero no bajaban, o bajaban de manera insignificante, cuando el euríbor caía. Mal negocio para el ahorrador.

Además, el juzgado de Madrid se sumó a la fiesta y declaró nulas todas las cláusulas de 40 bancos y cajas basándose en la resolución del Tribunal Supremo.

¿Qué bien, no? Justicia para todos...

Pues no. El pequeño problema con esta sentencia del Supremo es que el Tribunal declaró nulas las cláusulas suelo a partir de mayo de 2013. Por lo tanto, los bancos tenían que devolver el dinero cobrado a los clientes solo a partir de mayo de 2013. Los bancos se iban de rositas en lo que respecta al periodo comprendido entre 2009 y 2013.

Y ahora es cuando entra en escena la sentencia prometida al comienzo del artículo. Esa que ha aprobado hoy el Tribunal de Justicia Europeo y que obliga a todas las entidades financieras a devolver todo lo cobrado a través de las cláusulas suelo, con una retroactividad total. Es decir, empezando en 2009.

"De tal limitación de tiempo [devolver el dinero solo a partir de 2013] resulta una protección de los consumidores incompleta e insuficiente que no constituye un medio adecuado y eficaz para que cese el uso de las cláusulas abusivas, en contra de lo que exige la Directiva", se lee en la sentencia .

Por lo tanto: "La declaración del carácter abusivo de una cláusula debe tener como consecuencia el restablecimiento de la situación en la que se encontraría el consumidor de no haber existido dicha cláusula".

Según diferentes analistas económicos, la "jugarreta” de Europa supondrá una factura a los bancos españoles de entre 3.000 y 5.000 millones de euros. Por su parte, el Banco de España cifra esta cantidad en 4.000 millones de euros.

Esperamos que ahora ya sepas a qué lado se ha inclinado la balanza. Porque por una vez son los bancos, y no los clientes, los que se tendrán que aflojar la cartera.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar