Actualidad

El cinturón de castidad tienen un origen aún más retorcido del que pensabas

La verdadera historia del cinturón de castidad

En la Edad Media, cuando los caballeros partían a las batallas y se ausentaban durante mucho tiempo, sus amadas se ponían un cinturón de castidad para preservar su fidelidad. Esta creencia, respaldada por museos e incluso por enciclopedias, ha resultado ser una de las mentiras más repetidas de todos los tiempos.

Una exposición en Hungría, “Historias secretas del cinturón de castidad. Mito y realidad”, revela que durante la Ilustración se creó esta concepción del celibato bajo llave y candado como una forma de contraponer el Siglo de las Luces al período oscuro de la Edad Media.

Pero esta leyenda dio un giro en 1990, año en el que la ciencia se centró en investigar cuándo se fabricaron unos objetos que hoy en día siguen siendo tabú para unos y fantasía para otros. Las conclusiones fueron demoledoras: todos los cinturones de castidad eran falsificaciones del siglo XIX.

Lo que sí resultó ser cierto es que a partir de este siglo y durante el XX, estos artilugios se utilizaban para impedir que los jóvenes se masturbaran y para evitar que las mujeres fueran violadas.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar