Actualidad

Encuentran un 'superantibiótico' en... el interior de nuestra nariz

La resistencia que han adquirido algunas bacterias lleva a buscar nuevos compuestos en otros lugares, como en el cuerpo humano

Vencer a algunas bacterias es cada vez más complicado debido a que adquieren resistencia a los antibióticos. Sucedió con un microbio en concreto, el Staphylococcus aureus (SARM), que no solamente causa graves infecciones, sino que está detrás de neumonías e infecciones de sangre con altas tasas de mortalidad.

La búsqueda de nuevos compuestos para desarrollar antibióticos tenía que reinventarse, dejar de mirar al medio ambiente —el lugar tradicional donde se busca— y explorar otras opciones. Entre ellas, el cuerpo humano, una potencial fuente para nuevos medicamentos. De momento, el que puede crearse para derrotar al Staphylococcus aureus estaba en... nuestra nariz.

"El cuerpo humano tiene una gran cantidad de diferentes nichos ecológicos", expresó Andreas Peschel, investigador de la Universidad de Tubinga que lideró el estudio.

El cuerpo humano tiene una gran cantidad de diferentes nichos ecológicos

La nariz, además de ser un foco para muchas infecciones virales que hacen que nos sonemos todo el día cuando caemos enfermos, también es un abundante ecosistema que alberga unas 50 especies de diferentes bacterias. "Esta es la razón por la que nos hemos ido a fijar en este punto particular del cuerpo humano. Y eso nos llevó a algunos resultados muy inesperados y emocionantes que pueden ser muy útiles en la búsqueda de nuevos conceptos para el desarrollo de los antibióticos", afirmó.

CÓMO FUE LA INVESTIGACIÓN

Los investigadores alemanes han llamado a esta nueva sustancia Lugdunin. El Lugdunin está producido por una bacteria llamada Staphylococcus lugdunensis, la cual habita en la cavidad nasal. Explican que tiene un potente efecto contra una gran variedad de las bacterias 'gram-positivas', que incluyen las cepas resistentes a la meticilina como la bacteria SARM.

En la investigación, se examinó las muestras nasales de 187 pacientes hospitalizados y se encontró que, entre los que tenían la bacteria Staphylococcus lugdunensis en sus narices, solo el 6% tenía también la que produce el SARM. Sin embargo, eran un 34'7% los no albergaban en sus narices la bacteria lugdunendis, pero sí la otra peligrosa. Estas diferencias, explican, hacen evidente que la bacteria lugdunensis es eficaz para luchar contra la que provoca graves infecciones.

La sustancia Lugdunin, encontrada en nuestra nariz, tiene un potente efecto contra una gran cantidad de bacterias, entre las que se encuentra la SARM

El microbiólogo Richard Novick, ajeno al estudio, explica al Washington Postque la bacteria lugdunensis es, en sí, un patógeno desagradable. Sin embargo, transformado en compuesto, "puede ser fantástico". Afirma que nadie querría estar colonizado por esta bacteria porque en grandes cantidades causa infecciones, pero el compuesto que han desarrollado a partir de él es un hallazgo "enormemente interesante".

La investigación todavía está en una fase temprana. Se ha probado en ratones con infecciones de piel causadas por la bacteria SARM. Algunas de las infecciones fueron totalmente curadas y en otros casos se redujo la infección drásticamente.

Andreas Peschel remarca que necesitarían muchos años de desarrollo clínico antes del medicamento y que requerirían apoyo de la industria farmacéutica. Sin embargo, este inicio, puede significar que la búsqueda para nuevos antibióticos empiece a mirar a nuestro propio cuerpo.

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar