Actualidad

Tras meses de especulaciones, identifican el origen del misterioso sonido registrado en las Fosas de las Marianas

"Nunca habíamos oído nada parecido", aseguran los científicos

En las aguas de las fosas de las Marianas, el lugar más profundo y oscuro que existe en nuestro planeta, se registró hace dos años un misterioso sonido jamás escuchado hasta entonces. En una grabación de tres segundos y medio se podía oír una especie de gemido que terminaba en un chirrido metálico.

Incrédulos, los investigadores que sumergieron el vehículo de exploración en ese punto del Océano Pacífico y grabaron esa señal sonora se han pasado todos estos meses barajando cuál podía ser la fuente de procedencia.

Después de muchas especulaciones, un equipo de la Universidad Estatal de Oregon ha identificado ese inquietante sonido y asegura que su origen es biológico. Señalan que podría tratarse de una llamada desconocida de una ballena. Su hipótesis descarta que el audio reprodujera simplemente el ruido de un barco, como algunos sugerían.

"Los sonidos reportados no son similares a las fuentes antropogénicas conocidas, como el ruido producido por barcos o por pistolas sísmicas. Tampoco se asemejan a las fuentes geofísicas, como los sonidos producidos por terremotos o el hielo ni tampoco por el viento y la lluvia. Nuestra hipótesis es que esta señal sonoro compleja fue emitida por una fuente biológica", dice Sharon Nieukirk, uno de los miembros del equipo.

Esa inquietante señal, que oscila en frecuencia entre los 38 y los 8.000 herzios —y que, por lo tanto, entra dentro del rango de lo audible por los humanos— se bautizó como 'Western Pacific Biotwang' y se ha atribuido a las ballenas Minke o ballenas enanas. Se ha determinado esta procedencia porque los autores, después de revisar multitud de fuentes sonoras, solo encontraron similitudes con un sonido grabado en 2001 en la Gran Barrera de Coral de Australia.

En esa grabación de 2001, que se apodó como sonido 'Star Wars', se escucha una llamada de estas ballenas. Todo parece indicar que la registrada en las fosas Marianas, al poseer similitudes de frecuencia y estructura, proviene del mismo animal o de una subespecie de éste.

Pero el misterio todavía no se ha resuelto del todo. La razón se encuentra en lo que podríamos tildar de falta de concordancia estacional. Es decir, estos cetáceos suelen emitir sonidos durante su época de apareamiento, que coincide con la estación invernal. Utilizan su llamada para atraer a los especímenes del sexo opuesto y aparearse. Sin embargo, el "Western Pacific Biotwang" se registró en varias ocasiones durante el otoño de 2014 y la primavera de 2015. Los científicos están confusos. ¿Por qué pudieron escuchar este canto no en invierno sino en primavera? El enigma continúa.

[Vídeo  relacionado]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar