Actualidad

La ciencia cree haber descubierto por qué el Sol gira más lento de lo que debería

La teoría es tan simple que puede explicarse con un pulverizador de agua

Al igual que la Tierra y el resto de planetas del Sistema Solar, el Sol gira sobre sí mismo. Este descubrimiento fue hecho hace décadas. Sin embargo, la estrella no sigue los mismos patrones de rotación que el resto, sino que gira a una velocidad significativamente más lenta.

Nunca se ha sabido a qué se debe este extraño retraso, pero un grupo de astrónomos cree haber descubierto la respuesta. Liderado por el científico Jeff Kuhn de la Universidad de Hawái, el equipo ha observado y analizado el movimiento del Sol durante años. Al final, ha dado con una teoría que la comunidad científica cree muy posible, si bien señala que está lejos de ser confirmada.

Para comprender la teoría, primero hay que entender cómo está compuesto el Sol. La estrella consta de dos capas principales. Su parte interna gira uniformemente, al igual que una pelota, pero está revestida por una zona de 70 kilómetros de grosor que gira un 5% más lento que el interior.

“Esto es algo sorprendente. Hasta ahora ha sido imposible entenderlo analizando la física de la convección y la turbulencia. Además, el retraso se lleva a cabo en una zona donde la atmósfera es relativamente estable. ¿Por qué una región estable actuaría de este modo?” plantea Kuhn en el estudio.

“El método utilizado fue astuto y todo su trabajo es impresionante. Sin embargo, no me convence la explicación".

Según la teoría a la que han llegado, la explicación se encuentra en las propias partículas de luz que el Sol desprende al girar. Estas partículas, emitidas en un angulo determinado producirían una fuerza de rotación propia llamada torque, que, con el tiempo, sería lo que acabaría provocando que el resto del giro se retrase.

Según Kuhn, ocurre lo mismo que con los pulverizadores de agua. Al activarlo, el pulverizador gira en dirección contraria a la que va el agua. Pero si hicieras rotar un pulverizador muy pesado en la dirección que va el agua antes de encenderlo, cuando empezara a salir agua ésta haría que la velocidad de rotación del pulverizador disminuyera.

De ser correcta, la hipótesis no solo funcionaría con el Sol, sino que también lo haría con todas las estrellas repartidas por el universo. Y, mientras mayor tamaño tenga el astro, mayor será el retroceso que sufrirá con respecto a su masa.

Muchos científicos han recogido con entusiasmo la conclusión del estudio. Sin embargo, por más que el equipo de Kuhn haya analizado con concreción las imágenes llegadas de la NASA, no tienen pruebas suficientes como para confirmar la teoría.

“El método utilizado fue astuto y todo su trabajo es impresionante. Sin embargo, no me convence la explicación que han dado sobre el retraso de la rotación. Puede ser correcta, pero probablemente no lo sea”, comenta el investigador Michael Hahn de la Universidad de Columbia.

Sea o no cierto, es lo más cerca que han estado los astrónomos de una respuesta lógica a uno de los millones de misterios que quedan por resolver sobre nuestro sistema.

[Vía Gizmodo]

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar