Actualidad

China se ve asediada por un volumen récord de basura electrónica tóxica

Un informe de la UNU advierte que el 'boom' de la clase media del país, sumado a los residuos que se importan, están condenando el medioambiente y la salud de los ciudadanos

¿Recuerdas el móvil que tiraste el año pasado? ¿O aquel televisor viejo que andaba en lo alto de un armario y del que por fin os deshicisteis? Pues puede que ahora esté poblando una montaña de desechos en algún país asiático, y más probablemente en China.

Según un preocupante nuevo informe de la Universidad de Naciones Unidas, el continente es un gran vertedero de basura electrónica que crece peligrosamente para alojar teléfonos, ordenadores, secadores de pelo o lavadoras que llegan como deshechos desde diferentes partes del mundo.

Los datos que revela el documento ponen el acento en el desenfrenado ritmo de consumo. En 2015, tras contabilizar los datos de 12 países de Asia oriental y sudoriental, se batió el triste récord de 16 millones de toneladas de dispositivos desperdiciados. Si solo nos fijamos en China, que encabeza la nefasta lista, fueron 6,7 millones de toneladas, lo que representó un 107% más de residuos electrónicos respecto al año anterior.

Para que visualicemos estas dimensiones, se pone un ejemplo simple: si cada mujer, hombre y niño del país hubiera tenido un monitor LCD y lo hubiera tirado a la vez, no hubieran generado ni de lejos una pila de basura como la que se ha creado. Cabe recordar que la población china se situaba en 2015 en los 1.373 millones de personas.

"El aumento de los ingresos, la creación de más y más dispositivos y la vida cada vez más corta de cosas como teléfonos móviles son las razones de este tremendo aumento en Asia", dijo Ruediger Kuehr, el coautor del informe.

El porcentaje de personas que forman la clase media ha incrementado en estos países, con las consiguientes posibilidades de adquirir productos electrónicos que luego desechan. Hong-Kong preocupa, con 21,7 kg de basura generada por habitante. Sin embargo, se destaca que los 3.7 kg de e-waste generados por cada ciudadano chino está lejos de los 15,6 kg por persona de los europeos; una basura que luego tiramos y dejamos morir en su terreno.

"Gran parte de los desechos electrónicos de Asia provienen de Europa y Norteamérica a pesar de las restricciones a la exportación e importación de la mayoría de los países", manifestó Jim Puckett, coordinador de la ONG Basel Action Network (BAN).

Volumen de desechos generados por los habitantes de cada país asiático

Aunque existe el Convenio de Basilea de 1989, un tratado internacional que prohíbe que los países ricos exporten su basura electrónica a los países en desarrollo, la organización denuncia que sigue entrando basura. Y Estados Unidos, que es el único país que no ha ratificado el acuerdo, se lleva gran parte de la culpa de este gran problema medioambiental que no queremos tener en las puertas de nuestra casa.  

Después de poner rastreadores GPS a viejas impresoras y monitores que había pertenecido a estadounidenses, BAN comprobó que más del 40% acaba en Asia.

"Algunos de los dispositivos rastreadores murieron por el camino por lo que es probable que se llegará a exportar a Asia hasta el 50%", dijo Puckett.

Dos personas desmontando piezas de desechos en Guiyu

Mientras, en ciudades chinas como Guiyu, decenas de miles de trabajadores ilegales se ganan la vida desmontando la electrónica acumulada para revender sus piezas. Una dinámica altamente peligrosa ya que, sin la protección necesaria, se exponen a los químicos -como plomo, mercurio o arsénico- que contienen los dispositivos y que se relacionan con el cáncer, infertilidad y otros graves problemas para la salud. Un estudio de 2014 de la universidad Shantou Medical College encontró que los niños de la ciudad también tienen altos niveles de plomo en la sangre.

El panorama mundial que se dibuja es una rápida y barata producción de dispositivos, a veces desmedida ya que no son fáciles de reciclar ni reparar y se opta por su desecho. La UNU pide conciencia medioambiental para que los nuevos ingresos económicos no se traduzcan en montones de basura, a la vez que clama por más control para que en Asia no se pudran lo que un día fueron nuestras privilegiadas posesiones.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar