PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

La revolución de las chicas melancólicas

H

 

La celebridad de Instagram Sara Herranz acaba de publicar 'Todo lo que nunca te dije', su primer libro de ilustraciones

Luna Miguel

12 Marzo 2015 06:00

Hace unos días, el diario ABC publicaba un artículo en el que ponía de manifiesto la cantidad de personas que en el último año han accedido a los libros de jóvenes poetas que vienen de Internet. El fenómeno es total. En un mundo en el que la poesía casi no es visible, nuevos escritores que empezaron su camino en Twitter o en la blogosfera consiguen vender miles y miles de ejemplares en pocos meses, provocando que ahora hasta las grandes editoriales no especializadas en el género se acerquen a él.

Algo parecido es lo que está ocurriendo con el mundo de los nuevos ilustradores. Parece que de un año a esta parte los más seguidos hayan pasado directamente de la pantalla al papel, cosechando grandes éxitos y ventas. Ahí están Paula Bonet, Monstruo Espagueti, Lyona, y otros tantos que han convertido el fenómeno fan digital en algo tangible. En esta ola de artistas que pasan de la red a lo analógico se encuentra la ilustradora Sara Herranz, una autora que se caracteriza por lo femenino y por la sencillez de sus trazos. Con casi 100.000 seguidores en Instagram, ahora esta canaria asentada en Madrid acaba de publicar Todo lo que nunca te dije, su primer libro de ilustraciones, que ya promete ser todo un éxito.

¿Esta es la era de los corazones temblorosos?

Tanto el fenómeno de los poetas como el de los ilustradores tiene algo en común. De hecho, no es raro encontrar colaboraciones entre estos dos colectivos. Sin ir más lejos, el también ilustrador Albert Soloviev (con 82.000 seguidores en Twitter) está más que acostumbrado a que editores nacionales e internacionales le pidan imágenes para portadas de poemarios. Los libros de Turista en tu pelo o Irene X son ejemplos de ello, pero es que además, sentimentalmente hablando, la poesía de unos y la manera de dibujar de otros siempre está muy relacionada.

En el caso de Herranz, ?el lirismo surge por sí mismo y acompaña sus ilustraciones a través de breves pensamientos o ideas.? La ilustradora es conocida sobre todo por sus retratos de mujeres jóvenes que día a día se enfrentan a la vida moderna con su mirada pícara. Mujeres que no tienen miedo a la tristeza, porque saben que a veces es lo que toca. Que no tienen miedo a los peores momentos de la vida, porque saben que podrán enfrentarse a ellos. Que no tienen miedo al amor, porque saben que son fuertes y que sus corazones, aunque temblorosos, son capaces de sobrevivir a un huracán.  

Todo lo que nunca te dije es un libro melancólico, pero eso no quiere decir que sea pesimista. Como decía Amélie Nothomb en La nostalgia feliz, debemos acostumbrarnos a mirar lo nostálgico y lo melancólico con ojos optimistas. Sara Herranz es tan optimista que en ocasiones puede resultar cursi o acaramelada, pero en una sociedad como la nuestra, ¿no necesitamos que a veces lo cursi y lo acaramelado nos salve la vida? Amor, relaciones, intimidad y secretos son las cuatro palabras que resumen el universo de este libro y que termina de catapultar a Herranz como una de las ilustradoras españolas más célebres, seguidas y admiradas de momento.

Es la revolución de los creadores de Internet, o quizá: es la revolución de las chicas melancólicas, de los artistas que conectan con miles de usuarios, de los sentimientos sencillos, del nuevo arte popular. Todo lo que nunca te dije es una pieza más de este nuevo engranaje. A ver qué es lo siguiente.





A veces lo cursi y lo acaramelado puede salvarnos la vida




share