Actualidad

Estas chicas juegan con bisturís (pero admirarlas no te va a doler)

Hablamos con María Mercromina y Ana Müshell, dos adictas al nuevo arte de Internet, a los animales, a las vísceras y también a los fanzines de chicas de toda la vida

Que tiemble Tavi Gevinson, porque mientras ella prepara su Rockie Yearbook 3, dos chicas españolas idean una especie de fanzine muy adolescente, muy visceral y muy generacional. Se trata de María Mercromina y Ana Müshell, una poeta y una ilustradora que trabajan juntas en la distancia y que desde hace unas semanas llenan Internet de órganos y animalitos dibujados en blanco y negro, acompañados de versos muy enfermos.

Con No te va a doler —una página de Facebook que aún tiene poquitos seguidores pero que está preparada para estallar— las dos han demostrado al mundo que no hace falta estar en librerías o en museos para lograr reconocimiento. Ambas tienen un historial digital muy importante, que les ha llevado a que sellos independientes confíen en ellas. Sin ir más lejos, Mercromina es, entre otras cosas, una de las integrantes de Apuestas. Nueve nuevos poetas, y Müshell será la que le de forma y color a la portada de La edad atómica, de Gerardo Grande, ambos libros pertenecientes al catálogo de La Bella Varsovia.

Juegan con bisturís, juegan con sangre, juegan con el arte y con la creación, y se ríen de ella para crear un lenguaje propio y muy parecido. Aunque vengan de lugares diferentes y aunque vivan en ciudades distintas, podría decirse que son dos siamesas extrañas, porque en No te va a doler todo está hecho con el cariño de un solo y enorme corazón. Que tiemble Tavi Gevinson, sí, pero que tiemblen también los poetas del mundo. Ellas vienen para diseccionarlos y guardar sus órganos en cajitas. Ellas vienen para deslumbrarnos, aunque prometen no hacernos daño.

¿En este ancho mundo lleno de Tumblrs bonitos y fanzines juveniles en los que perderse, cómo disteis la una con la otra?

Mercro y Müshell: La culpa la tiene Fritanga, un fanzine en el que coincidimos porque colaboramos las dos en él. Nos empezamos a seguir por redes sociales y se juntó el hambre con las ganas de comer. Hace menos de una semana nos vimos en persona y parecía que nos conocíamos de toda la vida. Nos gusta trabajar y siempre estamos escribiéndonos la una a la otra, dándonos ideas.

¿De dónde viene vuestra pasión por tanta víscera?

Mercro: Yo soy veterinaria y en la facultad siempre he estado ligada al departamento de Neuroanatomía y Anatomía Topográfica. Mi abuelo era veterinario y conservo como reliquias sus libros y sus fotos de operaciones que realizaba. Su recuerdo y muchas de las cosas que he estudiado en la carrera, entre ellas la anatomía, son aspectos que creo se reflejan bastante en mis poemas. Pienso que la disección y la plastinación son otra manera de hacer arte, otra forma de conocernos y saber qué ocurre ahí dentro. Conocer a Ana ha sido el detonante para poder transmitir todo lo que sé y lo que hago, de alguna forma, al papel y a los demás.

Müshell: Lo mío viene de familia; por un lado tenía un abuelo veterinario y he pasado mi infancia rodeada de libros con infografías de interiores de animales y por otro lado, mi otro abuelo tenía un libro enorme sobre enfermedades infecciosas, con fotos de los síntomas y necrosis, heridas, y pieles de color extraño. Además, mi madre es enfermera y a la hora de comer me cuenta cómo a sus pacientes se les salen las tripas después de operaciones mal cosidas. Conocer a María y a su pasión por las vísceras y animales ha sido como ponerle la guinda al pastel.

Vosotras sois hijas de Internet y pasáis la vida entre redes sociales. Entonces, ¿necesita la poesía estar en un libro para ser poesía? ¿O necesita el arte estar expuesto sobre un lienzo para ser arte?

Mercro: Para nada. Estamos asistiendo a multitud de formas y expresiones de poesía. Desde Twitter hasta Instagram. Creo que las redes sociales son una herramienta enorme y valiosa para llegar a muchísima gente, como está haciendo por ejemplo la Alt Lit.

Müshell: Estamos en un momento en el que la tecnología y los medios nos facilitan poder llegar a las diferentes formas de expresión; que sea arte o no lo decide cada uno.

Ahora podemos encontraros en No te va a doler, con un conjunto de postales que son un gusto de recibir en el buzón... Pero, sinceramente, seis postales se os quedan pequeñas, ¿tenéis más proyectos en conjunto de los que podáis hablarnos?

Mercro y Müshell: Ambas estamos ideando nuestro próximo monstruo. Estas postales de No te va a doler son sólo el comienzo. No queremos llamarlo fanzine, ni revista ni nada aún. Estamos tramando una especie de diario teen quinceañero donde nos expresemos sin tapujos, donde hablemos de la amistad, de odio y celos, las primeras veces, las relaciones, seguir con tripas, órganos y poesía... tenemos mucho que contar.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar