PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

La chica de moda que conmocionó al país con su sinceridad

H

 

El corto de Oriol Puig Playà que se emitió el pasado miércoles ha agitado, emocionado y divertido a miles de internautas

Luna Miguel

07 Marzo 2014 10:11

En los medios vemos a la mujer de dos maneras. Una es como individuo de éxito, emprendedora y perfectamente integrada en una sociedad de consumo. La otra es todo lo contrario: precaria, minusvalorada y discriminada.

¿Pero qué pasa entonces si juntamos las dos historias en una?

Más o menos esta debió de ser la pregunta que Oriol Puig Playà se hiciera para escribir su corto “It Girl”, el cual ha corrido como la pólvora en redes desde que se emitiera el pasado miércoles en La 2. Pues a pesar de todas las parodias, chistes y críticas que se han hecho al mundo de las egobloggers, ninguna se parece a ésta que Oriol nos presenta.

El autor no es grosero aquí. Tampoco busca la risa fácil, ni la burla porque sí. Al contrario, él encuentra una explicación brillante al fenómeno: un motivo por el que podamos comprender qué es lo que pasa por la cabeza de una chica para que esta desee convertirse en un objeto de deseo, en un maniquí de miles de marcas y en una estrella fugaz del Instagram.

Finalmente, la historia de “It Girl” resulta entrañable: una mujer enamorada decide comenzar una vida como egoblogger para ayudar a su marido enfermo a comprar las medicinas que necesita para sobrevivir. Entre los dos acaban haciéndose con un impero cool, inventan palabras que se ponen de moda, hacen fotos de fiestas falsas, salen en todos los programas y revistas de tendencias y consiguen salir adelante vendiendo la ropa que los diseñadores les mandan para que promocionen en sus redes. ¿Y a qué precio se paga tanta frivolidad? Ni a ella ni a su marido les gusta mucho esta forma de vida, pero él reconoce que al menos le queda el consuelo de que si algún día se va… ella tendrá fama, dinero, y una ridícula marca de bolsos registrada a su nombre.

No hace falta despotricar ni trolear para que nos demos cuenta de cuáles son los errores de nuestra sociedad. Cortos como este los denuncian con inteligencia y cariño. Y si no, mirad a la chica de moda que conmocionó al mundo con sus trapitos y su sinceridad. Imprescindible.

share