PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

El danés que subió a un autobús y bajó convertido en un héroe

H

 

Definitivamente, este NO es el típico anuncio de transporte público

Natxo Medina

10 Febrero 2015 06:00

¿Quieres que la gente se suba al bus? No les hables de las ventajas de ir en bicicleta, o de la cantidad de CO2 que le están ahorrando al planeta usando transporte público. La realidad nos confirma que ese tipo de argumentos a la mayoría de personas se la trae al fresco. Muchos siguen pensando que el bus es para pobres, o para todos esos tristes oficinistas que no pueden permitirse un vehículo propio. La gente que mola va en coche... ¿o no?

En Midttrafik, una agencia danesa especializada en gestión de tráfico, tienen claro que ir en autobús es lo mejor. El conductor no tiene nada que hacer frente a El Pasajero. El Pasajero es un héroe de leyenda aunque, como es el caso del protagonista del último anuncio épico de la compañía, sea un adolescente tirando a rarito, todo huesos, piel pálida y pelo rizado.

Y sin embargo él coge el bus, convirtiéndose en un aventurero intrépido al que todas las mujeres quieren conquistar a las bravas. Nada tienen que hacer, porque él ya se ha llevado a la mejor: una preciosa paraguaya (que en Dinamarca será el colmo del exotismo, suponemos) a la que le gustan mucho las tostadas. Nuestro héroe es lo que todos querrían ser. Incluido ese hombre de negocios ya mayor que le mira con envidia y un cóctel molotov en la mano, dispuesto a quemar su coche y embarcarse antes de que sea demasiado tarde en la odisea definitiva: coger el bus.

Según la Agencia de Transportes Danesa, 2014 marcó un récord en el número de coches que transitaron las carreteras del país. Una tendencia al alza que preocupa en un país en el que más de la mitad del tráfico rodado lo componen bicicletas. Esperemos que nuestro heroico amigo convenza a unos cuantos de que en 2015 no hay nada más sexy que dejar el coche aparcado en casa.


El pasajero se compró un ticket de bus, y de pronto le empezaron a llover bragas encima




share