Actualidad

La adolescente pop que está poniendo de moda el chandal rosa

Girli encarna el retorno éstetico a nuestros años de niñez con una crítica al comportamiento adolescente

Es muy joven, lleva el pelo teñido de rosa, aros plateados y tiene una manicura perfecta. Su prenda de ropa favorita es un chándal color fucsia de Adidas y aspira a hacer algo distinto de lo que todos esperaban de ella.

Aunque ya lo ha hecho.

Se llama Girli y se define como un caos: una especie de explosión que crece al norte de Londres y que desborda, en sus notas musicales, una energía torrencial. Sus canciones son un bálsamo que elimina clichés a ritmo de pop electrónico y garage y que recuerda al de esa M.I.A. callejera y empoderada.

La propia Girli la incluye como referente junto a Kyary Pamyu Pamyu o Hannah Diamond. Aunque, a esa lista, también podría añadirse a Claire Boucher, alias Grimes.

Hace poco estrenaba su videoclip So you think you can fuck me do ya pero lo sorprendente de Girli no es sólo su musica sino ella en sí.

Bañada en una estética noventera que adopta lo kitsch y el kawaii, esta adolescente vive en una burbuja en la que la realidad cohabita con la nostalgia de sus primeros años de juventud.

En las paredes de su habitación aparece Hello Kitty al lado de dibujos de condones. También una Barbie pintada en rosa. Aunque Girli sólo comparte con Barbie el color chicle: Girli se apropia de su estilo candy, pero sin incurrir nunca en la cursilería.

Su versatilidad y eclecticismo la han ayudado a buscar lo transversal en cada cosa y querer hacer algo que “pueda salir por la radio pero que transmita algo distinto”, tal y como ella misma explica.

Aunque, cuando Girli recuerda cómo empezó todo, parece todavía sorprendida. Ella era más joven aún pero tenía muy claro que no quería caer en la rutina. No quería pasarse la vida haciendo exámenes, yendo a la universidad, estudiando una carrera y trabajando de lo mismo cada día. En un concierto de Tegan and Sara supo que la música era lo que quería. Disfrutarla como lo hacían aquellas dos jóvenes, vivirla, sentirla.

Al poco tiempo creó una banda sólo de chicas, Ask Martin. Más tarde acabó separándose y empezó a trabajar ella sola. Ahí fue cuando nació la Girlie de ahora, la de las uñas largas e impecablemente pintadas, la del chándal rosa, la que desprende una energía eclipsante en cada uno de sus movimientos.

Loading the player...

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar