Actualidad

Cosas que hacemos creyendo que ahorramos batería y no: cerrar aplicaciones

No sirve para nada, más que para empeorar las cosas...

Antaño nos esforzábamos por ahorrar tiempo y dinero, pero hoy en día una de nuestras principales preocupaciones es ahorrar... batería. Hacemos todo lo posible para que el móvil no muera mientras nos encontramos fuera de casa. Como llorarle al camarero del bar para que nos deje cargarlo un rato. El problema viene cuando no tenemos enchufes a la vista ni ese cargador portátil que juramos que vamos a comprar... Por eso, solemos tirar de un recurso que nos parece sensato: cerrar aplicaciones. Muy bien, aquí va la cruel realidad: no sirve para nada, e incluso empeora las cosas.

Apple y Google han confirmado que cerrar aplicaciones no mejora la autonomía de la batería.

Scott Loveless, antiguo empleado de Apple, explica en su blog las razones por las que cerrar aplicaciones de forma habitual se traduce en un peor rendimiento de la batería: "Cuando cerramos una aplicación, la eliminamos de la memoria RAM del dispositivo. Esto parece beneficioso, pero en realidad es contraproducente. La próxima vez que abramos la aplicación, el dispositivo tendrá que volver a cargarla en memoria. Este proceso de carga y descarga obliga al móvil o tableta a trabajar más de la cuenta".

Cerrar aplicaciones es contraproducente. El móvil tendrá que volverlas a cargar en memoria cuando las volvamos a utilizar

Existe un algoritmo, tanto en Android como en iOS, que gestiona la memoria y cierra las aplicaciones que no hemos estado utilizando o las que utilizan mucha memoria. Los propios dispositivos ya se encargan de pasar una aplicación activa a un segundo plano.

"Las aplicaciones que se ejecutan en segundo plano, en realidad no se están ejecutando en sentido estricto", explica Loveless. "iOS [y Android] ya gestiona las aplicaciones abiertas, cerrándolas automáticamente si necesita más memoria. Hacer esto manualmente es duplicar un trabajo que ya hace el dispositivo. Se supone que somos usuarios de un sistema operativo, no su equipo de limpieza", aclara.

Así que si nosotros las cerramos manualmente, lo único que conseguimos es que luego, cuando necesitemos esas aplicaciones, el sistema del dispositivo tenga que reabrirlas y reiniciarlas, lo que supone un enorme consumo de energía.

Existe un algoritmo en los dispositivos que ya se encarga de gestionar la memoria

 

Hay buenas y eficaces alternativas para ahorrar batería. Varios ejemplos: baja el brillo de la pantalla, desactiva la actualización de algunas aplicaciones, utiliza el modo avión... Pero no cierres aplicaciones, porque eso solo va a hacer que tengas que soñar con enchufes más frecuentemente.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar