PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Las causas probables de tu muerte, visualizadas en un gráfico

H

 

Sí, también hay un infográfico para decirte de qué la vas a palmar

PlayGround

26 Enero 2016 18:28

Lo que llamáis morir es acabar de morir y lo que llamáis nacer es empezar a morir y lo que llamáis vivir es morir viviendo. Lo dijo Quevedo en Los sueños, pero bien podría haberlo dicho tu médico.

Las cosas como son: la vida es a la vez suma y resta. Cada día más, es un día menos. Y según vamos sumando, las probabilidades de irse al otro barrio por una u otra causa aumentan o decrecen como si se tratara de valores cotizados en Bolsa...




La mortalidad es una de las obsesiones básicas del ser humano desde siempre, y por razones obvias. Una obsesión que ha quedado documentada en millones de libros, cuadros, películas y canciones a lo largo de la historia. Pero ahora, gracias al 'big data', podemos llevar esa preocupación a nuevos niveles de detalle y… ¿precisión?

El científico de datos Nathan Yau, responsable de Flowing Data, está aquí para ayudarnos en esa tarea. Ayudarnos a entender las causas probables de nuestra muerte en función de variables como el sexo, la raza o la edad que tengamos hoy.

Yau ha tomado información de la base de datos sobre causas subyacentes de muerte en EEUU entre los años 1999 y 2014 y la ha combinado en un atractivo infográfico interactivo que se ve más o menos como esto.


En la parte izquierda, cada punto representa la muerte de una persona simulada. El color de cada punto representa la causa de cada fallecimiento.

En el lado derecho, un diagrama de barras nos muestra cómo van evolucionando las probabilidades asociadas a cada causa de muerte en función de la edad.

Puedes acceder a la simulación siguiendo este link y personalizar tu modelo en función de tu sexo, tu raza y tu edad actual. Los resultados se refieren a la realidad estadounidense, sí, pero tampoco es que difieran tanto de los de cualquier otro país desarrollado.

Mientras observas la lluvia de colores, un consejo: recuerda que en esta vida no hay prórrogas. De momento.


share