PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Esta casa se construye en un día y puede solucionar el problema de la vivienda

H

 

La Heijmans ONE es una casa instantánea para la ocupación de solares abandonados

Natxo Medina

18 Enero 2015 07:00

El famoso eslógan "Casas sin gente, gente sin casa" que recorre hace tiempo nuestra geografía parece que también puede aplicarse a otros países de nuestro entorno. Y es que la crisis económica que azota Europa desde hace unos años tiene un componente inmobiliario importante. Las grandes ciudades se llenan de solares abandonados y edificios en desuso, a medida que los proyectos que se iban a desarrollar van cayendo uno tras otro. Eso genera vacíos urbanos insostenibles en lugares en los que al mismo tiempo muchas personas no tienen acceso a la vivienda.

En Amsterdam no son ajenos a esta situación y, para paliarla, una inmobiliaria de la ciudad llamada Heijmans ha ideado una casa muy especial: se puede construir en un día, y desmontar más o menos en el mismo tiempo. Se llama Heijmans ONE y tiene todo lo que una persona joven puede necesitar para vivir, y más. Por unos 700 euros al mes, el inquilino tiene una pequeña casa de dos plantas, con todas las comodidades, jardín y pequeña terraza incluidos. Quizás 700 euros no parezca tan poco dinero, pero en realidad no es mucho más de lo que suele costar una habitación individual en el centro de la ciudad, que es donde se están construyendo las primeras casas piloto.

La Heijmans ONE además está diseñada para ser compacta, cómoda y sobre todo altamente sostenible. Está construida en madera y alimentada por placas solares, y aunque ahora mismo se alimenta del sistema de agua de la ciudad, la idea es que posteriormente pudiera funcionar de forma totalmente autónoma.

Ideas frescas para entornos mutantes

Estas casas instantáneas, que hoy están y mañana no, se construirán en solares vacíos, a la espera de que sean ocupados. De esta manera se evita su degradación, y al mismo tiempo se facilita el acceso a la vivienda a jóvenes que estarán encantados de tener una terraza, aunque sea pequeña, desde la que disfrutar del escaso sol holandés. La compañía está haciendo una jugada muy inteligente, ya que está matando dos pájaros de un tiro y montándose de paso una buena campaña de márketing, que nunca viene mal.

Con dos casas construidas en Amsterdam, una de las cuales ya ha sido ocupada por un "sujeto de prueba", y treinta más planeadas para el otoño en distintas ciudades del país, sólo podemos desearles suerte y esperar que su ejemplo cunda. Una sensación que se hace rara cuando recordamos que estamos hablando en el fondo de una empresa inmobiliaria, un gremio que en España desde hace un tiempo tendemos a identificar con el enemigo.

Para nosotros, que una inmobiliaria proponga una solución de este tipo, sostenible, transitoria, bien hecha, pensada para satisfacer a todas las partes, puede sorprender. Desde hace años percibimos lo mucho que cuesta acceder a una vivienda digna, lo difícil que resulta recibir cualquier tipo de ayuda de emancipación, y no ser sistemáticamente ninguneado por ser joven. Así que resulta refrescante ver que existen otras maneras de hacer ciudad que no pasan por el pillaje y el poner la zancadilla.

Lo curioso es que de hecho en España existe una potente cantera de estudios de arquitectura, colectivos de vivienda, iniciativas ciudadanas, etc. que lleva tiempo trabajando discretamente en la solución uno de nuestros problemas endémicos: ¿cómo hacemos para que todo el mundo tenga acceso real a una buena vivienda?, ¿cómo garantizar que se cumpla ese derecho que ampara nuestra constitución?  

Ideas no nos faltan, pero quizás todavía no hayamos podido acceder a las herramientas que nos permitan llevarlas a cabo. Veremos. Y mientras tanto seguiremos tomando nota de cualquier iniciativa que nos ayude a construir un entorno mejor.


Las ciudades cambian a la velocidad del rayo, pero no por eso deben olvidarse de asegurar un buen vivir para todos



share