PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Dinamarca propone poner un impuesto especial a la carne

H

 

El consejo de ética del país propuso la medida como una forma de combatir el cambio climático

Valentina Esponda Ornella

28 Abril 2016 16:05

Imagen de Bobby Doherty

El ganado es responsable del 10% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero. Si consideramos, además, la deforestación que se produce para obtener pastos para las reses, la producción de fertilizantes y piensos, y el procesado industrial de la carne, esa cifra se elevaría hasta el entorno del 18%, según datos de la FAO. Visto así, consumir carne no es un simple placer de carnívoros. También es un problema ético.  

Al menos eso es lo que dice el Consejo de Ética de Dinamarca. Y para combatir el problema han propuesto introducir un impuesto especial a la carne.

Su idea es empezar gravando la carne de vacuno para después extender el gravamen a todas las carnes rojas.


El Consejo de Ética de Dinamarca ha propuesto la creación de un impuesto especial para la carne. La medida busca limitar la emisión de gases de efecto invernadero 


Uno de los objetivos del Acuerdo sobre el cambio climático alcanzado en la Cumbre de París es que la temperatura global no suba más de 2ºC. Para las autoridades danesas, la única manera de estar a la altura de ese acuerdo es limitar el consumo de carne.

En un comunicado de prensa, advierten de que el país está bajo amenaza por el cambio climático y que la buena voluntad de los “consumidores éticos” no es suficiente para asegurar que el país cumpla con las demandas internacionales en materia de sostenibilidad medioambiental. 

El Consejo votó a favor de la medida y la propuesta ahora será enviada al Parlamento.


El Consejo advierte de que la buena voluntad de los “consumidores éticos” no es suficiente para asegurar que puedan cumplir con las demandas internacionales en materia de sostenibilidad medioambiental


El plan de los daneses se suma así a una tendencia internacional para reducir el consumo de carne roja en el mundo. 

En noviembre del año pasado el think tank inglés Chatham House propuso introducir una medida similar en Gran Bretaña, argumentando que los ingresos resultantes de la tasa a la carne podrían ser usados en subsidios para la producción de alternativas más saludables que tengan un impacto menos dañino en el medio ambiente, como frutas, vegetales y tofu.

La propuesta no se convirtió en realidad, pero después de que la Organización Mundial de la Salud advirtiera de que las carnes procesadas, como panceta y salchichas, pueden causar cáncer, el 29% de los británicos redujo su consumo de carne en 2015.


La propuesta del Consejo será enviada al Parlamento para su valoración. La idea es empezar gravando la carne de vacuno para después extender el gravamen a todas las carnes rojas


El consumo regular de lácteos y carne no es necesario para tener una dieta equilibrada, argumentan los expertos, pero para países como Argentina, Uruguay y Brasil, el cambio sería extremo. No solo son los tres países que consumen más carne en el mundo, sino que buena parte de su economía depende de su producción y exportación de productos cárnicos.

Enfrentada a este cambio de consumo, la industria de la carne ha creado la Global Roundtable for Sustainable Beef (GRSB) para buscar alternativas más responsables para seguir siendo carnívoros, pero sin culpa.

[Vía The Telegraph]

share