Actualidad

La canción del referéndum catalán es... verdaderamente espantosa

Se titula “Sí i Sí”, la firma Gerard Sesé, y al margen de sentimientos nacionalistas o ansias de separatismo, es un truño como la copa de un pino

Se titula “Sí i Sí”y reclama el honor de ser la canción oficial de la (hipotética) consulta sobre la autodeterminación de Cataluña que se celebrará (celebraría) el 9 de noviembre de este año recién estrenado. Lo de oficial habría que ponerlo entre comillas porque no cuenta con el beneplácito formal de la Generalitat, aunque seguramente ya haya sonado en las salas interiores del palacio sito en la plaza de Sant Jaume. La firma Gerard Sesé, discreto showman con un par de discos en su haber, y su letra está repleta de consignas por la participación popular y alientos de esperanza depositados en un día en el que, supuestamente, el pueblo catalán debería dar el primer paso definitiva en su camino hacia ‘la libertad’.

Más allá de la legitimidad de los individuos y las comunidades por aspirar a un futuro distinto a su presente, lo que a nosotros nos inspira “Sí i Sí” son dos preguntas fundamentales.

La primera: ¿por qué una canción TAN MALA (la letra no enorgullecería ni a Espriu ni a Verdaguer, asumámoslo; parece una maqueta abandonada por Sau en los lejanos años de despertar del rock català; de la instrumentación nos abstenemos de opinar para no hacer sangre) debería ser la banda sonora de un sentimiento? Si esto es un himno, dan ganas de votar no o buscarse casa en Zaragoza.

La segunda: sabiendo que el verdadero proceso que se está produciendo ahora mismo en Cataluña es por el momento económico (el boom del comercio, como corresponde a esta buena tierra de botiguers, de banderas, zapatillas con senyeres y todo tipo de mercadotecnia independentista sin ningún tipo de pudor que está enriqueciendo a cuatro listos y a los comercios regentados por chinos), ¿de verdad no nos da repelús asumir productos de tan baja calidad como parte de la nueva identidad que se está construyendo? ¿No hay suficiente con ‘Els Segadors’, un himno cuya calidad musical es comparable a La Marsellesa o el himno alemán (compuesto por Haydn). ¿Por qué darle voz de artista oficial a este tal Sesé, que sólo es un poco peor que Jósmar?

Y un consejo, amigo independentista que nos lees y nos vendrás a trolear: todo esto no tiene nada que ver ni con la patria ni con los sentimientos. Tiene que ver con una canción que es mala de solemnidad y que a todo buen catalán debería sonrojar hasta el punto de pedir asilo, por ejemplo, en Nueva Zelanda. Aunque en un lugar donde hemos soportado cosas como Whiskyn’s Cullons o Sangtraït igual hasta nos suena a una sinfonía (la octava, pongamos) de Schubert. Y es que, en el fondo, no somos tan especiales como nos creemos.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar