Actualidad

Las raíces prehistóricas del cáncer

La investigadora Katie Hunt ha encontrado evidencias de que el cáncer ya existía en el Antiguo Egipto

Imagen de Michael Tatalovich

El cáncer tiene, como mínimo, 7.000 años de antigüedad. Pese a que tenemos una concepción moderna de esta enfermedad, lo más probable es que ya existiera hace milenios.

Así lo afirma la paleo-oncóloga Katie Hunt, después de una investigación que lleva realizando desde hace varios años.

Hunt, que fue diagnosticada de cáncer de ovarios con 22 años, comenzó a interesarse en la bioarqueología durante un viaje a Egipto, donde trabajaba en una expedición cuando le detectaron cáncer. A partir de ese momento, se preguntó si el cáncer existía en el pasado. " Si ya existía antes, ¿cómo afectó el cáncer a las sociedades antiguas y a sus ciudadanos?", se preguntó Hunt.

Hunt inició una investigación a través de la literatura más antigua. En el papiro de Ebers, un antiquísimo texto médico egipcio, descubrió evidencias de que el cáncer existió en esta época.

" Los antiguos tratamientos médicos coinciden con muchos de los que hoy en día se utilizan en la quimioterapia moderna. Ya utilizaban el ayuno, la cauterización y plantas medicinales relacionadas como el tártago o el Ecballium elaterium", explica. Este ha sido solo su primer paso.

Una vez halladas las evidencias documentales, Hunt está enfocada en encontrar pruebas fehacientes de que el cáncer existió en esta época. Con ese fin ha comenzado una odisea basada en investigar los huesos momias y cadáveres para encontrar pruebas de la enfermedad.

Pese a que Hunt asegura que no es un proceso difícil, es pesaroso, ya que deben inspeccionarse cientos de especímenes para obtener una conclusión concreta. Para ello, busca lesiones en lugares concretos del esqueleto. Si el cáncer produce metástasis, varias partes como las costillas y las clavículas se ven afectadas, por lo que basta con diseccionar los sujetos y analizarlos a fondo.

El proceso, no obstante, necesita mucho más apoyo para que pueda salir adelante. Para ello, Hunt ha fundado, junto a otros compañeros, la Organización de Investigación de Paleo-Oncología.

La paleo-oncología es el sobrenombre que recibe el colectivo que desafía al supuesto de que el cáncer es una enfermedad moderna. Con Hunt como principal impulsora, defiende esta concepción a través de investigaciones biológicas, históricas y arqueológicas. En cualquiera de los casos, se disponen a hacer un análisis exhaustivo a través de preguntas como: “¿Cómo se manifestó el cáncer a lo largo de la historia?” o “¿Qué factores ambientales, culturales y genéticos desarrollaron la enfermedad en dichas sociedades?".

Mapa de evidencias publicado en la web de la Organización de Investigación de Paleo-Oncología

Sin embargo, la paleo-oncología se encuentra con varios desafíos que tendrá que superar antes de poder encontrar las respuestas que está buscando. Los arqueólogos no están dispuestos a tomar análisis de los restos a no ser que sea estrictamente necesario y las leyes de países como Egipto no permiten sacar los cadáveres fuera de sus fronteras.

Aún así, Hunt y su equipo siguen adelante en una lucha en la que " no se trata de mirar al pasado, sino de entender la historia del cáncer para ver cómo ha llegado a nuestros días".

"Todo enfermo de cáncer se ha preguntado alguna vez '¿Qué hice para merecer esto?'. Este sentido de culpa hacia ti mismo, esta necesidad de buscar un causante, es perjudicial para el paciente, para la familia y para los cuidadores. Y no debería ser así. Venimos a demostrar que el cáncer ha sido parte de la sociedad desde hace milenios y no tiene por qué ser culpa de nadie".

[Vía Ted]

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar