PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

El calentamiento global está afectando al eje de rotación de la Tierra

H

 

El desplazamiento de las masas de hielo y las variaciones en las masas de agua están provocando el desplazamiento de los polos

PlayGround

12 Abril 2016 13:42

El polo norte anda descentrado, escapado de su sitio. Que se mueva no es nuevo, pero sí lo es la intensidad y dirección de su desplazamiento en los últimos tiempos.

Desde 1899 se sabe que el eje sobre el que la Tierra gira va cambiando con el tiempo, y con él los polos celestes, en lo que se llama movimiento polar. A lo largo de todo el siglo XX las mediciones indicaron un desplazamiento del polo en dirección a Canadá de entre 0,5 y 1,5 metros cada 6 años. También se sabía que el deshielo de Groenlandia y de la Antártida contribuían a ese desplazamiento del eje de rotación. Pero lo que se ha observado ahora es otra cosa.

Surendra Adhikari y Erik Ivins, dos científicos del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena (California), han observado que la trayectoria de ese desplazamiento es distinta a la habitual, y el desplazamiento es también más rápido.

"Alrededor del año 2000, el eje de rotación dio un giro brusco hacia el este y ahora se mueve casi dos veces más rápido que antes, a un ritmo de casi 17 centímetros por año. Ya no se mueve hacia Canadá sino hacia las Islas Británicas", asegura Adhikari en la web de la NASA. Y añade, para los neófitos, que se trata de "una oscilación masiva".

Adhikari e Ivins explican en un artículo para la revista Science Advances que ese cambio en el desplazamiento del eje se debe a factores relacionados con el cambio climático, concretamente al deshielo de los polos y las variaciones en las masas de agua de la atmósfera y en el suelo en determinadas zonas de la tierra, que cambian la distribución del peso en el planeta.

Las sequías en el Mar Caspio, la India y la Patagonia habrían sido determinantes en la oscilación observada. Según los científicos de la NASA, años húmedos se traducen en movimientos hacia el oste (hacia Canadá), mientras que las sequías en Eurasia causan movimientos hacia el este, como los que estamos experimentando en el presente.

Si bien los científicos insisten que el cambio no va a traer consecuencias peligrosas, es un recordatorio más del terrible impacto que la actividad humana está teniendo sobre el planeta.

share