Actualidad

Las cacas con ojos ya son arte, oficialmente

Nueva York acoge The Emoji Art and Design Show, una exposición colectiva dedicada a la creación artística basada en emoticonos

La semana pasada se celebraba en el Eyebeam and Art Technology Centre de Londres el ' The Emoji Art and Design Show', la autoproclamada primera muestra de arte emoji del mundo. O como prefieren ponerlo sus comisarios: una exploración del 'emoji zeitgeist'.

Parte del trabajo de un comisario de arte es identificar las tendencias y dinámicas sociales del momento y tratar de averigüar cómo se relacionan con el mundo de la comunicación, la creatividad, las ideas y las artes plásticas. En ese sentido, el mundo de la exposición contemporánea no sólo funciona como mercado o como plataforma de expresión para gentes con mundos particulares, sino también como escaparate de lo que los humanos estamos haciendo en cada momento. Y por lo que parece, lo que más estamos haciendo hoy en día es comunicarnos con caritas sonrientes a través de las redes digitales.

Los emojis han ganado en presencia y hoy en día puede uno encontrarlos en videoclips, videojuegos y otras formas de expresión, siempre digital, que van más allá del teléfono o la red social favorita. Como observadores de ese fenómeno, los comisarios de "Emoji Art and Sesign Show" abrieron una convocatoria dirigida a artistas que quisieran reflexionar sobre el papel que los pequeños símbolos de origen japonés están jugando en nuestra comunicación, explorando su validez como herramienta expresiva dentro de una tradición -la de la comunicación a través de pictogramas- que se remonta hasta la misma prehistoria.

"Muchos de los artistas estaban preocupados por definir los emoticonos", dice Zoe Salditch, una las comisarias. "Querían saber qué significaban, por eso lo que hacen es o bien lamentar su ambigüedad o bien tratar de establecer un significado". Y si bien es verdad que de esa búsqueda podría haber emergido alguna reflexión interesante, que tuviera que ver con las limitaciones comunicativas de la herramienta o sobre cómo esta se relaciona o influye en el lenguaje verbal, la verdad es que la mayoría de las obras expuestas no parecen ir más allá de lo anecdótico, estando la mayor parte inspiradas en obras de épocas pasadas (El Bosco, Jeff Koons, Jan Van Eyck, entre otros) o basadas en la apropiación de otros lenguajes expresivos o herramientas pre-digitales.

Un carácter anecdótico que, sin embargo, contribuye a hacer girar la rueda insaciable del pixel y lo hipermoderno y a desactivar un poco más nuestra capacidad real de crítica.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar