Actualidad

7.000 gigantescas burbujas de gases nocivos están inflando el suelo de Siberia

La causa podría ser una acumulación desmedida de metano debido a que el cambio climático está derritiendo el permafrost

El suelo de Siberia está plagado de gigantescas burbujas de gas que amenazan con explotar sin previo aviso. Se trata de bolas que abultan espectacularmente la tierra provocando que deje de ser firme para volverse blanda y gelatinosa.

Las primeras fueron descubiertas el año pasado en la isla de Belyy. Un vídeo grabado por los investigadores Alexander Sokolov y Dorothee Ehrich mostraban cómo al presionarlas se tambaleaba la superficie, como si fuera una cama elástica. En total dieron con 15, pero una investigación más amplia acaba de revelar que han aparecido 7.000 o más en las penínsulas de Yamal y Gydan. El miedo es que se exploten violentamente en cualquier momento, creando masivos agujeros.

"Con el tiempo, la burbuja explota, liberando gas. Así se forman gigantescos embudos", explica Alexey Titovsky, director del Departamento de Ciencia e Innovación de Yamal, a The Siberia Times.

Ya en 2016, los investigadores documentaron que eran burbujas hinchadas de altas concentraciones de gases nocivos. Contenían, según midieron, 1.000 veces más metano que el que había en el aire circundante y 25 veces más de dióxido de carbono.

Aunque se desconocen las causas exactas, la principal hipótesis sugiere que son fruto del cambio climático. Los termómetros de la península de Yamal marcaron los increíbles 35ºC en la última ola de calor del pasado verano. Este aumento de las temperaturas representaría una amenaza ya que está derritiendo el permafrost de la tundra siberiana.

La razón se encuentra en que la capa de hielo subterránea, que ha sido capaz de preservar a una especie canina de hace 12.400 años desenterrado o a cachorros de león de hace más 25.000 años, también es conocida por ser el almacén de grandes cantidades de gases de efecto invernadero. Si las burbujas revientan, se expulsarán metano y CO2 a la atmósfera, lo que acelerará el calentamiento global.

"El gas que sube a la superficie a través de los sistemas de fallas y grietas provoca una sobrepresión en las capas de arcilla palaeo-permafrost y rompe las partes debilitadas de la misma, formando los muelles de gas y los cráteres de expansión", analizó Vasily Bogoyavlensky, de la Academia de Ciencias de Rusia, en la revista GEO ExPro.

Algunos de estos bultos inflados podrían haber explotado ya. Desde 2014, docenas de enormes cráteres han ido apareciendo en la región. En el fondo de uno de ellos, de 30 metros, se detectaron concentraciones de metano que llegaban hasta los 9,6% cuando en el aire apenas contiene un 0.000179% de este gas. Mientras que al principio se especuló con que podía ser obra de meteoritos, la explicación más probable del peligroso derrumbe del suelo se encuentra en la fiebre que padece nuestro planeta.

[Vía Science Alert]

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar