Actualidad

Ser buena persona puede alargar tu vida, lo dice la ciencia

Según un estudio, el altruismo es recompensado por la naturaleza con más años de vida. Ahora incluso nos dicen cuánto tiempo más viviremos si ayudamos a otros

Ayudar a los demás no solo hará que tú te sientas mejor y que otros se sientan mejor gracias a ti, sino que además alargará tu propia vida. Así lo asegura un reciente estudio. ¿Su principal conclusión? Las personas mayores que ocasionalmente cuidan de otras personas viven más tiempo que aquellas que no cuidan de nadie.

Publicado en la revista Evolution and Human Behavior, el estudio se basa en un experimento en el que los investigadores analizaron los datos de más de 500 personas entre 70 y 103 años a lo largo de casi 20 años.

Una parte de los participantes eran abuelos que de vez en cuando cuidaban de sus nietos, personas que cuidaban ocasionalmente de alguien que no era de su familia y personas que no cuidaban de nadie.

Los investigadores concluyeron que ser buena persona está recompensado con hasta un lustro más de vida. Los abuelos que cuidaban de sus nietos o las personas mayores que ayudaban a sus hijos adultos, tenían más posibilidades de estar vivos 10 años después de su primera entrevista con los investigadores. En cambio, la mitad de los que no cuidaban de nadie murieron solo 5 años después del inicio del estudio.

"Este patrón sugiere que existe una relación no solo entre ayudar y efectos beneficiosos para la salud, sino entre ayudar y la mortalidad", escriben los autores del estudio en una cita recogida por TIME.

Ser buena persona está recompensado con hasta un lustro más de vida, aseguran los responsables del estudio

Aunque el dato parezca sorprendente, la ciencia lleva años analizando la relación entre una vida más larga y el hecho de cuidar a los nietos. Algunos estudios han demostrado que cuando los abuelos se hacen cargo de los más pequeños de la casa, mejora su capacidad cognitiva, tienen menos riesgo de sufrir depresión y les ayuda a combatir emociones negativas como el estrés.

De acuerdo al estudio, esto se debe a que el sistema neuronal y hormonal, que tiene sus raíces en las crianza de los hijos y por lo tanto en el hecho de ser abuelos, se activa cuando una persona cuida de otra como parte de una conducta prosocial, es decir, positiva.

Sin embargo, los investigadores advierten: la simbiosis entre nietos y abuelos solo es positiva cuando se produce ocasionalmente. Las personas que dedican todo su tiempo al cuidado de los demás no se benefician de una vida más larga y feliz sino que pueden sufrir consecuencias negativas como estrés.

"Ayudar no debe ser malinterpretado como una panacea para una vida más larga", advirtió a The Telegraph Ralph Hertwig, director del Instituto Max Planck, y parte del equipo que llevó a cabo la investigación.

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar