PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

El brutal festival de la carne de perro en China: ¿qué dice de nosotros?

H

 

Con el solsticio de verano, una presión global se abalanza sobre pequeños pueblos chinos que celebran el festival anual de la ingesta de perro. ¿Derechos de los animales, colonialismo cultural, globalización o hipocresía?

Alba Muñoz

19 Junio 2014 13:26

La campaña por tierra, mar y aire que en estas fechas se lanza contra el festival de la carne perro de la ciudad china de Yulin se ha topado este año con un movimiento imprevisto por parte sus vecinos: para evitar a los activistas y periodistas, han decidido avanzar los preparativos. También los vendedores ambulantes y restaurantes que comercializan este producto legal trabajan estos días de forma encubierta para mitigar las protestas de los activistas de los derechos de los animales que desembarcan cada año en su ciudad.

Según la tradición china, la carne de perro trae buena suerte y salud de cara al invierno, y los canes estofados se combinan con lichis y licor. Aunque la celebración de Yulin habría empezado en la década de los noventa, el perro forma parte del menú de este país desde tiempos inmemoriales. Así, año tras año la presión mediática ha ido en aumento, hasta el punto de que otras provincias como Zhejiang cancelaran en 2011 su festival a pesar de tratarse de una tradición local con siglos de antigüedad.

Mala prensa

El brutal festival de la carne de perro en China: ¿qué dice de nosotros?

Los activistas estiman que más de 10.000 perros son sacrificados para el festival. La protesta se hace llegar por varios frentes: el mediático (la cobertura que muestra las montañas de cadáveres o perros con mirada triste en jaulas, nunca las celebraciones populares), el online (a través de las campañas en plataformas de recogidas de firmas) y el jurídico, a través de cambios políticos sobre el terreno. A pesar de que la mayor parte de los perros procede de granjas y criaderos, es habitual que cada año aparezcan nuevos informes que alertan sobre el riesgo de salud pública, e incluso campañas que alertan de que muchos de estos perros son robados a sus dueños y envenenados con químicos tóxicos.

China no tiene una ley de protección animal, pero hay expertos que afirman que el festival es ilegal. En 2009 se propuso un proyecto de ley para castigar a los vendedores de carne de gato o perro con multas de entre 10.000 yuanes (1.177 euros) y 500.000 yuanes (58.875 euros). Sin embargo, hasta la fecha el Congreso no se ha pronunciado.

El brutal festival de la carne de perro en China: ¿qué dice de nosotros?

Toros, zorros, perros

—La cobertura negativa está creciendo: se habla de actividades criminales, de cuestiones de higiene alimentaria y del temor a la rabia. Hay una división social entre los que están a favor y los que se están en contra del festival. En conjunto, el festival ha traído más publicidad negativa para Yulin que beneficios económicos” —le decía al Daily Mail Deng Yidan, activista de Animals Asia, que asegura que tradiciones como esta perjudican la imagen de China en el mundo.

Resulta imposible no hallar paralelismos entre el consumo de carne de perro con las corridas de toros en España o la caza del zorro en Inglaterra. A medida que la clase media aumenta por el crecimiento económico del país, y en consecuencia el consumo y los viajes, el interés por las tendencias extranjeras crece: los perros como mascotas fueron prohibidos durante la Revolución Cultural, pero cada vez son más los chinos que se apuntan a la costumbre occidental como parte de la globalización del consumo derivada de la transformación cultural. En 2011 algunos activistas chinos detuvieron un camión de transporte de perros y pagaron 17.000 yuanes para liberarlos.

Igualmente han aumentado las campañas de Weibo, el Twitter chino, que buscan la criminalización del consumo de carne de perro y la concienciación entre los ciudadanos de las provincias más pobres. Este año, además de peticiones colectivas, rescates de cachorros y posts opinativos, muchas celebridades se han unido a la protesta contra el festival de Yulin. Es el caso de la actriz Sun Li, que subió fotos de su hijo con un perro callejero adoptado, o la cantante Yang Mi, que colgó con un cartel en una fotografía que se volvió viral, y que muestra un perro derramando una lágrima roja con el texto: “Por favor, no nos coman. Somos sus amigos”.

Carnismo: la hipocresía omnívora

El brutal festival de la carne de perro en China: ¿qué dice de nosotros?

La presión es tal que el gobierno de Yulin se ha desmarcado del banquete con comunicados que afirman que la celebración no está oficialmente aprobada, e incluso ha negado la existencia del festival. Según ellos, se trata de una costumbre que llevan a cabo un grupo reducido de empresas y personas.

Más allá del debate natural entre los ciudadanos chinos a medida que el país se transforma, y de los activistas que continuamente trabajan por la liberación de los derechos animales, resulta llamativa la sorpresa eventual por parte de ciudadanos procedentes de países donde se celebran festivales de la salchicha y barbacoas multitudinarias, y señalan a estas comunidades como si fueran caníbales. En este sentido, el concepto de carnismo denuncia el sistema de creencias mediante el cual vemos normal alimentarnos a base de unos animales y como una crueldad hacerlo con otros, y viene a recordarnos que hay mucho de cultural en nuestros hábitos alimentarios. Fue Melanie Joy, profesora de Psicología y Sociología en la Universidad de Massachussetts, quien dio a conocer el concepto a través de un libro titulado Por qué amamos a los perros, nos comemos a los cerdos y nos vestimos con las vacas (Plaza y Valdés).

En la polémica sobre el festival de la carne de perro de Yulin se reúnen temas como la globalización, el activismo contra la industria cárnica, el nuevo mercado de las mascotas en un gigante económico como China y la hipocresía occidental respecto a las costumbres alimentarias diversas según culturas. En este solsticio, una festividad gastronómica deteriora la imagen de China. Incluso por encima de la pena de muerte.

El brutal festival de la carne de perro en China: ¿qué dice de nosotros?

share