PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Después de vivir 24 años en Reino Unido, esta mujer holandesa casada con un británico deberá dejar UK

H

 

El ministerio de interior del Reino Unido le dice a Monique Hawkins, con marido y dos hijos británicos, que no tiene derecho a la ciudadanía británica y debe abandonar el país. Así es la realidad post Brexit para millones de residentes en UK

clara gil

29 Diciembre 2016 17:10

"Parece una parodia de los Monty Python", explicaba Monique Hawkins a el diario The Guardian. Esta mujer holandesa tendrá que irse de Reino Unido, a pesar de haber vivido durante 24 años, estar casada con un británico y tener dos hijos de nacionalidad inglesa.

Preocupada por su situación legal en un escenario de separación de UK de Europa, Hawkins había solicitado la residencia permanente como paso previo para solicitar la nacionalidad británica. El Ministerio de Interior no solo rechazó su solicitud para conseguir la nacionalidad permanente, sino que le mandó una carta advirtiéndole de que se encontraba en situación irregular y que, por lo tanto, debía comenzar los preparativos para abandonar el país.

Entre los documentos que le solicitaba la Home Office para la resolución de su solicitud de residencia debía adjuntar su pasaporte original. "En la carta que me enviaron aseguraban que no había adjuntado mi pasaporte original. Hice una fotocopia porque mi padre murió recientemente y no puedo estar sin mi pasaporte. Tengo que viajar constantemente a Holanda para cuidar de mi madre que está sola", argumenta.

Extrañamente, el Ministerio le comunicó que no podía hablar de su caso con nadie, pero nadie la contactó ni le dio una respuesta en meses. Así que decidió poner una queja. "No creo que exista otra empresa, organización o incluso proceso legal en el mundo que trate a sus clientes / solicitantes de esta manera." El Ministerio rechazó su queja, alegando que "no se había realizado bajo las directrices que ordena el organismo".

Hawkins, que trabaja como ingeniera de software desde hace 20 años, ha recurrido ahora a los tribunales y al Primer Ministro Holandés. "Jamás me imaginé que pudiese ser deportada después de haber vivido aquí más de la mitad de mi vida", concluye Hawkins.

Estar casada con un británico o tener hijos de nacionalidad británica tampoco le ha servido. La legislación actual en Reino Unido no contempla la adquisición automática de la nacionalidad por vía conyugal.

La historia de Monique Hawkins pone de relieve las dificultades prácticas a las que se enfrentan millones de ciudadanos de la UE que no van a tener el derecho de permanecer en la Gran Bretaña post Brexit. El ejecutivo aeroespacial alemán Lars Graefe, que ha vivido en Reino Unido desde 1998, y está casado con una mujer británica, ha recibido una carta similar del Ministerio de Interior en que el le avisa de su estatus irregular en el país y la necesidad de "poner remedio" a su situación.



share