PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Las brasileñas se desnudan en la red contra la violencia sexual

H

 

Un estudio revela que la mayoría de ciudadanos del país sudamericano cree que las mujeres que visten de forma “provocativa” merecen ser violadas

Carlota Ming

31 Marzo 2014 10:43

A principios de la semana pasada un informe estadístico del Instituto de Investigación de Economía Aplicada (IPEA) sacudió los medios de comunicación de Brasil. Según el estudio, más de un 65% de las personas encuestadas creen, parcial o totalmente, que si las mujeres “visten provocativamente merecen ser atacadas y violadas”. Un 58,5% se muestra complaciente con la siguiente afirmación: “Si supieran comportarse, habría menos violaciones”. Sin duda, la alarma que ha provocado la noticia tiene que ver con el hecho de que un 66,5% de los encuestados fueron, de hecho, mujeres.

El machismo en Brasil, la violencia contra las mujeres, son temas clave de la agenda nacional. El país del sexo, y uno de los destinos históricos del turismo sexual a nivel internacional, lleva una década intentando poner freno a unas cifras que no encajan con el despegue económico y social que bulle y se promueve desde la administración de Dilma Roussef. “Los hombres son muy machistas, creen que son leones en la cama, y consideran que tienen derecho a obligar a las mujeres a tener relaciones sexuales en contra de su voluntad […] Sus fantasías sexuales son una especie de escapismo vital”, explica el psicólogo Gabriel Dos Santos Ferreira.

En el año 2006 se aprobó una ley clave en el asunto, la Lei Maria da Penha, llamada así en honor a una biofarmacéutica brasileña que sigue luchando para que los agresiones sean visibilizadas y sus autores condenados. Con tres hijas, y con un pasado de maltratos que la dejó paraplégica, es hoy una de las líderes de la defensa de los derechos de las mujeres. La ley, aprobada por el entonces presidente Lula da Silva, aumentó las penas por agresiones contra la mujer en el ámbito doméstico. Pero la medida se ha demostrado totalmente insuficiente a nivel sociológico.

Las brasileñas se desnudan en la red:

La indignación causada por los resultados del estudio citado no ha tardado en hacerse oír en Internet. La reacción en las redes fue casi instantánea, y la conversación nacional se mantuvo durante más de 24 horas y fue tendencia inamovible en Twitter. La periodista brasileña Nana Queiroz creó un evento en Facebook con el hastag #NãoMereçoSerEstuprada (“No merezco ser violada”), a través del cual se están recogiendo numerosas protestas en forma fotográfica. Una de las consignas de esta campaña promueve la protesta haciendo topless, en consonancia con el estilo Femen, pero ocultando los pechos con el lema de la iniciativa (se especifica que todas aquellas mujeres que se sientan incómodas con la desnudez, pueden mandar igualmente su imagen reivindicativa vestidas de forma normal). “Es sorprendente pero no me sorprende […] Desde muy jóvenes, las niñas aprenden que es su culpa despertar los peores instintos de los hombres. Y este concepto, sucio, cruel, convierte a las mujeres en verdugos donde serían víctimas”, dice en su blog la periodista Deborah Bresser.

El estudio, realizado a partir de una muestra de 3.810 brasileños de 212 ciudades distintas en 2013, ejemplifica hasta qué punto el machismo y la estructura familiar patriarcal tradicional están arraigados en la mentalidad de las mujeres, que fueron además la mayor parte de las encuestadas. Según el IPEA, “el sistema social brasileño subordina lo femenino a lo masculino, y la violencia parece jugar un papel fundamental en las relaciones sociales”. Casi un 60% de los encuestados creen que la vestimenta y los comportamientos femeninos son las causas de las violaciones y otras actitudes agresivas, y un 65% cree que una mujer que muestra su cuerpo merece ser atacada. “Esa noción lleva implícita la idea de que los hombres no pueden y no deben controlar sus apetitos sexuales”, explica Queiroz. Los investigadores no tienen dudas y se muestran categóricos: en Brasil existe, y está arraigada, la cultura de la violación. Una cultura a la que estas mujeres han decidido hacer frente.

Las brasileñas se desnudan en la red:

Las brasileñas se desnudan en la red:

Brazilian Women

Brazilian Women

Brazilian Women

Brazilian Women

Brazilian Women

Brazilian Women

Brazilian Women

Brazilian Women

Brazilian Women

Brazilian Women

Brazilian Women

Brazilian Women

Brazilian Women

Brazilian Women

share