PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Los bonobos son una especie lista, hacen el amor y no la guerra

H

 

El sexo como solución a la violencia

astrid otal

08 Julio 2016 18:00

Si los bonobos supieran que los humanos todavía necesitamos luchar por la libertad sexual, se mofarían de nuestra especie. Nos sacarían los colores si intentáramos explicarles que, en algún momento de la historia, aparecieron dogmas y retrógrados y a día de hoy aquí siguen. "Libertad y haced el amor y no la guerra", nos dirían compadeciéndose de nosotros.

Ya conocíamos por Frans De Wall, experto en estos primates, que el 75% de las relaciones sexuales de los bonobos no tienen nada que ver con la reproducción. Quedaba confirmado que ellos se dan más alegrías al cuerpo que nosotros. El sexo es algo tan importante que lo practican con relativa frecuencia y en las combinaciones que cada uno elige. Hembra-macho, macho-macho, hembras-hembras y hasta en grupo.

Y si hay sexo, la violencia cae en picado.


El 75% de las relaciones sexuales de los bonobos no tienen nada que ver con la reproducción


Un nuevo estudio publicado en BMC Evolutionary Biology ha confirmado que los bonobos apaciguan la tensión con el acto sexual. Los bonobos utilizan el sexo como una forma de regulación social y como forma de resolver conflictos. Son todo un ejemplo de "haz el amor y no la guerra". Y las hembras tienen mucho que ver en esto.

En la mayoría de las sociedades primates, los genitales femeninos sirven para anunciar que las hembras están listas para el apareamiento porque es su momento fértil, llevando a los machos a luchar entre ellos. Sin embargo, en los bonobos, la hinchazón genital de las hembras solo señala periodos de fertilidad en la mitad de las ocasiones.

Los investigadores detrás de este nuevo estudio conjeturan con la idea de que las hembras de bonobo han podido evolucionar su comportamiento para poder llevar al voz cantante a la hora del apareamiento. Al no poder los machos usar el abultamiento genital como indicador fiable de la fertilidad, las hembras son más libres a la hora de elegir a sus compañeros sexuales. Y eso, curiosamente, aayuda a que todo el mundo dentro de las comunidades de bonobos se lleve mejor.

Cuánto nos queda por aprender de los bonobos.

share