Actualidad

Un novio dispara un AK-47 y casi mata al fotógrafo de su boda

Perdió el control del arma

En Bteghrine, en la provincia de Monte Líbano, una tradición familiar casi convierte una boda en funeral. El novio estaba sentado cerca de una mesa llena de platos y lanzó una ráfaga de tiros al aire en señal de celebración, pero una de las balas alcanzó al fotógrafo.

El hombre había querido aparentar un mayor control del fusil de asalto soviético Ak-47 del que en realidad tenía y lo había agarrado con una sola mano. Perdió el control del arma, destrozó la mesa e hirió al fotógrafo, que fue trasladado al hospital de Bhannes por unos familiares del novio.

Cuando llegaron al hospital, algunos de los hombres que habían trasladado al herido irrumpieron en el recinto y empezaron a atacar a los médicos y sanitarios que lo atendían.

El director del hospital Michel Chahine declaró no entender en absoluto la actitud de los agresores y se mostró sorprendido porque el recinto sanitario, situado entre las montañas, raramente se ve amenazado por ataques semejantes.

Las bodas libanesas duran muchos días y suelen incluir fuegos artificiales más peligrosos que el mismísimo matrimonio.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar