Actualidad

Bodegones fast-food: la comida basura también puede ser arte

Rebecca Ruetten une arte clásico con fast-food en su serie Contemporary Pieces

Somos lo que comemos. Este lema va más allá de nuestros cuerpos. Se refiere a nuestras sociedades. Nuestra alimentación define cómo nos relacionamos con el mundo. Y por lo visto, lo que más nos gusta en el siglo XXI es el plástico y lo descaradamente industrial. La fotógrafa alemana Rebecca Ruetten se ha fijado en esta obsesión por el fast-food para crear los impactantes bodegones de su serie Contemporary Pieces.

Llevando al extremo la lujuria que nos despiertan estos alimentos, Ruetten los ha convertido en piezas de arte clásico. La autora cuenta que durante el proceso de creación del proyecto se enamoró de "la erótica de las pinturas del Renacimiento". Entonces se dio cuenta de que, cuando este arte ya empezaba a inclinarse hacia la oscuridad del barroco, los pintores empezaron a fijarse en lo cotidiano, en la vida de las clases medias. ¿Y qué define mejor la vida de las clases medias de hoy que un Big Mac?

El resultado es la colisión brutal entre lo sagrado y lo más mundano. Entre el humor absurdo y el sacrificio religioso. Entre lo sublime y lo que puedes conseguir por un euro en cualquier centro comercial. Una fotografía que nos muestra como lo que somos: hijos desnudos nuestra época, ni más ni menos.

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar