Actualidad

Los batidos sociológicos te dirán quién eres según lo que bebas

Josh Kline se ríe de la obsesión por los smoothies creando una bebida para cada tipo de moderno, con ingredientes como ropa interior, bronceador o una tarjeta de crédito

Si hay un producto alimenticio que representa la obsesión contemporánea por la dieta sana son esos batidos verdes que mezclan verduras y frutas con mil y un nutrientes milagrosos. Los smoothies son, además, la prueba definitiva de que las rutinas de comida también son susceptibles a las modas y los estilos de vida: dime qué y cómo comes y te diré cómo eres. Y si eres adicto a esta dieta verde y líquida, es probable que también lo seas a todas esas tendencias culturales ultramodernas que, según cuentan los medios, siempre vienen de Williamsburg.

Precisamente en Nueva York, la urbe que con toda probabilidad registra más bebedores de smoothies por metro cuadrado, se ha instalado una máquina expendedora. Está situada en pleno High Line (el parque elevado que cruza el Este de Manhattan) entre obras de arte, murales y otros cacharros de comida para llevar. Pero los paseantes que se acercan a ella buscando su dosis de vitaminas diarias se encuentran algo muy distinto:

Hay batidos compuestos por hojas del Wall Street Journal, champagne, monedas extranjeras y salmón marinado. Otros llevan trozos de plantas artificiales, pedazos de la funda de un iPhone, lubricante vaginal y cartón procedente de la bolsa de un centro comercial.

La máquina se llama Skittles, y es obra del artista Josh Kline. Después de la sorpresa inicial, y tras leer los ingredientes que contiene cada botella, el mensaje de esta instalación queda bastante claro: si los smoothies simbolizan a la perfección el estilo de vida de una parte de la población neoyorkina, hagamos un smoothie para cada tipo social.

skittles

Hay una bebida para geeks, compuesta por trozos de Google Glass, una factura de Internet, aceite enriquecido con Omega 3, algo de porno y unas gotas de limpiador de manos. Otra recomendada para aquellos que consideran a Cristiano Ronaldo un referente vital: pastillas antienvejecimiento, un poco de bebida proteínica, otro poco de bronceador y algunas gotas de vodka de sabores.

Y, por supuesto, está el smoothie para el joven moderno bebedor de smoothies: lleva algo recogido en Williamsburg, un trozo de tela de American Apparel, quinoa, una tarjeta de crédito, cerveza artesanal, patatas de col y un poco de kombucha, es decir, cosmética natural.

Aunque se confunde fácilmente con cualquier otra de esas máquinas expendedoras de última generación que pueblan Nueva York, la obra forma parte de la exposición Archeo, una muestra que reflexiona sobre la tecnología y cómo esta ha propiciado la rápida obsolescencia de nuestros hábitos. Entre esculturas y murales, los más valientes tienen hasta marzo de 2015 para acercarse a probar estos "batidos sociológicos".

skittles

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar