Actualidad

La barbarie de nuestro tiempo en viñetas a todo color

Luis Quiles retrata el lado más chungo de la sociedad

Algo hay en el arte de Luis Quiles que resulta muy atractivo y a la vez extremadamente perturbador. Su envoltorio es de lujo: finura técnica, acabados luminosos, color por doquier y estilo comiquero heredado al mismo tiempo de la escuela americana y japonesa. Pero sus temas son hirientes: violencia, tiranía alimentaria, misoginia, homofobia, obsesión por las redes sociales... Todos los males que acosan a nuestra bienpensante y cada vez menos amable sociedad occidental.

Bukkakkes de red social, niños soldado, curas panzudos, hamburguesas forzadas por el gaznate o guillotinas que cortan la mano del artista... Lo que se refleja en sus dibujos es precisamente ese choque de trenes en el que se ha convertido nuestro mundo, siempre divididos entre el placer y la culpa. Invadidos por la publicidad que nos promete vidas estupendas, y acosados al mismo tiempo por el desaosiego y la ansiedad.

De estsa colisiones procede el magnetismo de su trabajo. No podemos apartar la vista de sus bonitas líneas, ni de sus atractivos colores... Ni de la brutalidad que nos golpea entre ceja y ceja al ponerle la vista encima. Por eso la elección del formato es tan acertada. Porque demasiadas veces asociamos el lenguaje del cómic con algo blando, pop e inócuo. Y por tanto cuando alguien nos lo lanza a la cara con esta violencia el impacto se multiplica. Y no podemos dejar de mirar, porque algo dentro de nosotros ha hecho clic.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar