PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

El exceso de azúcar podría alterar los genes que determinan cuánto tiempo vivimos

H

 

Los cambios provocados por el azúcar serían irreversibles aunque se cambiase a una dieta saludable, según un estudio

A.O.

11 Enero 2017 14:48

Aunque a los demasiado golosos les pueda sonar maravillosa la idea de no parar de tragar bollería y sorber refrescos azucarados cada día, lo cierto es que semejante dieta nos condenaría a una vida dulcemente corta.

Ya sabemos que hay que comer sano, y que eso pasa por evitar los azúcares refinados en la medida de lo posible. Pero puede que no seamos plenamente conscientes del porqué. Y lo cierto es que el porqué acaba de engordar con nuevas evidencias.

Indagando en los malos hábitos en la dieta, unos investigadores han hallado las consecuencias inadvertidas de lo que podría suponer pecar de glotones por exceso de azúcar. Después de estar comparando los cambios que experimentaban unas moscas de la fruta a las que alimentaban equilibradamente con otras a las que les permitían engullir una alta cantidad de azúcar, detectaron que esta sustancia reprograma los genes relacionados con aquellos que determinan la duración de la vida. Estas alteraciones —conocidas como cambios epigenéticos— significarían que una vez hecho el daño, es imposible revertirlo.

En otras palabras: da igual que cambies radicalmente de dieta, que empieces a ir al gimnasio y que pases a cuidarte más, los genes alterados por el consumo excesivo de azúcar no vuelven a su estado anterior.



Las moscas que ingirieron altos niveles de azúcar acabaron por tener un vida un 7% más corta que sus compañeras, lo que extrapolado a humanos se traduce en morir 5 años antes que la media del resto.

Si bien se ha remarcar que las cantidades que condujeron esos efectos es improbable que las estén consumiendo las personas —equivaldría a engullir una tarta entera todos los días durante 30 años antes de plantearse el cambio de dieta—, los investigadores advierten que el gen que cambiaba en las moscas, el FOXO, es el mismo que condiciona nuestra longevidad.


[Vía Vocativ]

share