Actualidad

Venganzas políticas en la ciudad muerta

El Institut de Cultura de Barcelona deja de contratar, tras 5 años de trabajo, a uno de los responsables del documental "Ciutat Morta"

Fotografía de Núria Millán

"Es una represalia, un castigo. Hasta te diría que hay una venganza personal".

Al habla Xavi Artigas, responsable junto a Xapo Ortega del documental Ciutat Morta, en el que narraba todas las irregularidades policiales, judiciales y políticas que atraviesan el caso conocido como 4F, cuando 5 jóvenes fueron detenidos a raíz de la agresión a un agente de la Guàrdia Urbana de Barcelona en 2006. Ahora, tras 5 años realizando trabajos continuados para el Instituto de Cultura de Barcelona (ICUB), el órgano único en materia de cultura municipal de la capital catalana, el ayuntamiento ha decidido prescindir de sus servicios.

Recapitulemos. Artigas realiza en 2010 su primer trabajo de documentación audiovisual para el ICUB: la cabalgata de reyes. "Quedan contentos y hay una regularidad a partir de entonces. Acabo haciendo las siguientes ediciones de las fiestas de Santa Eulàlia, el Carnaval, el festival de literatura infantil Món Llibre y la fiestas de la Mercè", repasa Artigas.

En 2011, una de las detenidas en el caso 4F, Patricia Heras, se suicida durante un permiso penitenciario. Dos años después se estrena el documental Ciutat Morta. Poco a poco, a través de excelentes críticas y premios en festivales, el imparable boca a oreja consigue dos cosas.

La primera es que la televisión pública catalana, tras múltiples excusas, acepte proyectarla. Aquella fue una madrugada de conmoción social.

La otra consecuencia es inevitable: la incomodidad, el ruido que el ayuntamiento tiene que soportar solo es equiparable a la indignación de una ciudadanía que en parte no conocía el caso. El poder causante del 4F, herido, declara la guerra a Ciutat Morta.

El poder ha declarado la guerra a Ciutat Morta

Días después, un jurado independiente otorga a Artigas y Ortega el Premi Ciutat de Barcelona. Artigas recuerda: "Entonces me llama Jaume Ciurana, el teniente de alcalde de Cultura, para decirme que nos han dado el premio. Él me dice 'bueno, Xavi, tendremos la oportunidad de conocernos el día de la entrega'. Le digo 'tú y yo ya nos conocemos, soy colaborador habitual del ICUB".

El acto de la entrega del premio acabó crispando los nervios del ayuntamiento. Artigas y Ortega dejaron al alcalde Xavier Trias con el premio en una mano y la otra en el aire, en una imagen que puede resumir casi una década de políticas anticiudadanas en Barcelona.

Fotografía de Gianluca Battista

La imagen de Artigas y Ortega con Trias al fondo resume una década de políticas anticiudadanas en Barcelona

"Fue la gota que colmó el vaso. Según he sabido ahora, Ciurana pidió en el ICUB una lista de mis trabajos para ellos. Se acercaba el festival Món Llibre. Llamé yo porque me extrañó que este año no me hubiesen llamado y un técnico me acabó reconociendo: 'Xavi, no entiendo nada pero este año han dicho que no te vamos a pillar a ti'", explica Artigas.

La razón oficial es una mera renovación de proveedores, sin más, pero lo cierto es que, según Artigas, esto es algo que no ocurre practicamente nunca.

Él tiene claros los motivos: "Ciurana ha dicho que dejan de contar con mis servicios por pura renovación de personal. Ha reconocido que pidió una lista de lo que hice, y ha dicho que esto lo hace cada mes con todos los contratos. Es mentira. Me lo han confirmado técnicos del propio ICUB: Ciurana nunca ha pedido ninguna lista".

¿Pero por qué ahora, después de 5 años?

" Yo le había dicho a Ciurana que trabajaba para el ICUB", recuerda el codirector de Ciutat Morta, en referencia a la conversación telefónica mantenida antes del Premi Ciutat de Barcelona. "Deciden descartarme ahora, justo después de la difusión del documental. A eso se le suman las críticas que hice en medios públicos del papel que tenía el ayuntamiento en torno al 4F. Tuve una enganchada muy fuerte en TV3 con Joaquim Forn, el primer teniente de alcalde. Nuestra decisión de no darle la mano al alcalde provocó mucho malestar en el seno del ICUB. Consideraban que era una falta de respeto hacia la entidad que me estaba dando trabajo".

4F

Es una venganza personal por motivos políticos

"Yo llego a la conclusión de que se trata de una venganza personal por motivos políticos. En el ICUB me dijeron que todos sabían que tarde o temprano esto acabaría petando, pero nunca consideré que tenía que esconderme ni llevar una doble vida", explica Artigas.

La cara B de esta noticia es un mercado laboral precario. Artigas lo deja claro: " Para ellos soy un proveedor insignificante, pero para mí es el cliente más importante que tengo. Es más de un 50% de los ingresos anuales que tengo. Y hablamos de una facturación máxima de menos de 8.000€ netos al año".

El realizador añade una puntualización: "hay gente a la que le parece totalmente lógico que si criticas a tus jefes, te acaben echando. Pero ni el ayuntamiento es una empresa privada, ni a los que lo gestionan les pertenece el ayuntamiento. No puede haber una represalia como si se tratara de una empresa privada. Criticar al ayuntamiento es un ejercicio de la libertad de expresión".

La conversación con Artigas acaba con una gran metáfora. "La famosa 'B', el premio que no recogimos del alcalde, la tiene Ciurana en su despacho. Si quisiéramos recuperarla, tendríamos que ir allí".

Parece que Ciutat Morta ha colocado al ayuntamiento de Barcelona en un lugar verdaderamente incómodo.

La bestia está herida

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar