PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Los padres temen que la política anti-tablets llene los vuelos de niños molestando

H

 

"Deberían poner a Trump en un avión lleno de niños sin ipads, Kindle, laptops... durante 12 horas. A ver cómo se lo toma"

J.C.S.

22 Marzo 2017 12:33

Estados Unidos y Reino Unido acaban de prohibir la entrada de aparatos electrónicos más grandes que un smartphone –portátiles, tablets y consolas– como equipaje de mano en vuelos de ocho países procedentes de Oriente Medio.  



La medida ha sido justificada con el precepto de que “los grupos terroristas siguen orientándose hacia los vuelos comerciales y emplean métodos agresivamente innovadores para llevar adelante sus ataques, incluyendo aparatos explosivos dentro de productos electrónicos”.

Más allá de sus implicaciones políticas y raciales, hay una cuestión que preocupa enormemente a los viajeros de esos los largos viajes transatlánticos: si no pueden tener tablets y consolas, ¿como van a ester entretenidos los niños para que no molesten?

Tanto padres como pasajeros han llenado Twitter de mensajes en contra de la medida:


Donald Trump, esto es absurdo. Mis hijos pequeños no pueden recorrer ni 2 millas sin un iPad. Como mínimo, utiliza el sentido común.



Deberían poner a Trump en un avión lleno de niños sin ipads, Kindle, laptops… durante 12 horas. A ver cómo se lo toma.

 

Eso suena como un eufemismo. ¡Todos los niños del avión sin iPads!


Hacer que los niños estén sentados en un vuelo durante 14 horas sin pantallas con las que distraerse es una forma de terrorismo.

La reacción del público es esclarecedora. En los últimos años, los niños parecen sentirse completamente aislados si no tienen una herramienta electrónica en la que perderse.

Pese a que la BBC apunta a que existen muchas otras distracciones posibles –como montar un puzzle, leer un libro o colorear–, no parece que los niños de 2017 estén dispuestos a pasarse tantas horas con actividades tradicionales que nada tienen que ver con pantallas interactivas.

[Vía Mashable]

share