Actualidad

A las chicas buenas les gustan las atrocidades

¿Acaso esta atrocidad es el centro de todo? reúne a varias jóvenes artistas cuyo nexo es la pasión por la sangre y la más visceral intimidad

—Imagen de Mariam Sitchinava

13 mujeres son muchas vísceras.

13 mujeres son muchos sexos.

13 mujeres son muchas mentes perversas, y delicadas, y emocionantes a la vez.

Eso es también el libro ¿Acaso esta atrocidad es el centro de todo? (Stillness & Blood Press), una selección de hormonas y miedos femeninos que reúne poesía e ilustración, para demostrar que la nueva poesía en lengua española está más que viva: late, muy caliente, en nuestras manos.

Seis poetas de este y el otro lado del Atlántico, otras seis ilustradoras mexicanas y una editora que estrena con este libro su nueva editorial.

La sangre es el centro de todo.

Aleida Belem Salazar cuenta que empezó a gestar la idea de abrir Stillness & Blood Press a raíz de una ausencia, de una necesitad por cubrir un espacio vacío, el de la edición en México.

México lleva unos años siendo tierra de grandes editores, sí, pero lo que Salazar echaba en falta era un compromiso más fuerte con el libro ilustrado y, sobre todo, con la poesía joven.

Y aquí hay juventud.

Aquí hay 13 juventudes cuyas identidades vibran y lo echan todo sobre el papel. Firmas más célebres, como la de María Mercromina y otras más desconocidas como las de Patricia Úbeda o Diana Cruz se han propuesto en estas páginas abrirse a sí mismas con un bisturí.

Porque la sangre es el centro de todo.

Porque la atrocidad de ser mujeres es el centro de todo.

Porque aquí no encontraréis miedo a la sangre, sino más bien un canto hacia todo lo que puede surgir de ella. Como la vida, o como el amor, o el terror que a pesar de ser feo y triste, nos mantiene vivos.

A las chicas buenas les gustan las atrocidades, porque lo que vienen a decir estas poetas y estas ilustradoras es que estamos hechos de ellas.

Llevo un rosario de pastillas entre las manos, escribe Yasmín C. Moreno,  como si intentara convertir el ritual de los enfermos en un acto sagrado.

Lila mi pecho inseminado de preguntas, escribe Patricia Úbeda, como si para ella fuera posible fecundarse el corazón, o como si la poesía, de hecho, fuera un acto sexual entre nuestras dudas y nuestros órganos.

Fémur en tierra, tibia en tierra, autoestima en tierra, patriotismo en tierra, escribe Oriette D’Ángelo, porque ser íntimo no quiere decir que no se pueda ser político, especialmente en un mundo en el que la celebración por ser mujer aún es tabú. Motivo de risa. Peligro mortal.

Pero 13 mujeres están aquí para reírse más fuerte que nadie.

13 mujeres que son muchos sexos.

13 mujeres que son muchas vísceras.

13 mujeres que son el futuro. La poesía. La más tierna atrocidad.

Por ahora el futuro sigue aquí entre mis piernas. No te atrevas a imponernos el silencio

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar