PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Un estudio sugiere que los ateos podrían estar en peligro de extinción

H

 

La clave podría estar en la relación entre la fe y el uso de los anticonceptivos

PlayGround

17 Marzo 2017 18:28

Los ateos están en peligro de extinción. La secularización de la vida moderna no ha cuajado en la sociedad y ahora los ateos están condenados al fracaso por una razón: no dejan descendencia. Ya lo predecía la Biblia: "los justos heredarán la tierra y vivirán para siempre en ella", los ateos no parecían correr la misma suerte.

Según un estudio llevado a cabo por científicos de Estados Unidos y Malasia, que analizaron datos sobre la familia y la religión de más de 4.000 personas, los creyentes tienen más hijos que los ateos.

La razón es simple, los religiosos no usan preservativos. Es por esto, que los ateos no dejarán descendencia y con el paso del tiempo el número de creyentes aumentará en medida que vaya descendiendo las cifras de aquellos que no lo son.

Las familias musulmanas son las más fértiles. En Malasia tienen una media de cinco hijos, mientras que las familias cristianas tienen tres y los ateos dos.

Pero la gran brecha se encontró en Estados Unidos, mientras que los creyentes musulmanes tenían una media de cuatro hijos, los cristianos tenían tres. En comparación, la media de quienes no profesaban ninguna creencia no llegaba a dos hijos.

La razón también es histórica. Los investigadores explican que a finales del siglo XIX, los descubrimientos científicos afectaron a las tasas de fertilidad, sobre todo en los países industrializados. Este fue el punto exacto donde los religiosos ganaron ventaja genética y se propagaron por todo el mundo.

Para todos aquellos que estéis pensando en que de padres religiosos no tienen porqué nacer hijos creyentes, un apunte: en 2004 el genetista Dean Hamer relacionó la fe con un gen heredable que los religiosos compartían. Así que quizá, la idea de la extinción de los ateos no sea tan descabellada.

share