PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

El Gobierno británico está "furioso" por las filtraciones del atentado de Manchester

H

 

Después de que EEUU publicara fotografías de la bomba utilizada en el ataque, los británicos han dicho que ya no compartirán más información con ellos

silvia laboreo

25 Mayo 2017 12:24

Mientras se suceden las redadas policiales y se producen vigilias por las 22 víctimas del atentado de Manchester, la furia recorre las dependencias del Gobierno y los cuerpos de seguridad británicos.

¿La razón? La publicación por parte del periódico estadounidense The New York Times de una serie de fotografías que muestran el detonador, la mochila y la metralla utilizada por el atacante suicida Salman Abedi.


Imagen filtrada por The New York Times


Los hechos ocurrían justo después de que la ministra de Interior británica, Amber Rudd, mostrara su indignación con los servicios de seguridad de Estados Unidos por la filtración de la identidad del terrorista a los medios de comunicación estadounidenses. “La policía británica ha sido muy clara en que quiere controlar el flujo de información con el fin de proteger la integridad operativa (el factor sorpresa) por lo que es irritante si se libera a partir de otras fuentes. He sido muy clara con nuestros amigos [estadounidenses] de que eso no debería volver a ocurrir”, declaró la ministra británica.

Unas advertencias que, por lo visto, cayeron en saco roto. Las reacciones tras la filtración de las fotografías no tardaron en suceder. La policía británica ha dejado de pasar información a los servicios de seguridad de Estados Unidos, según información obtenida por la BBC.

Y los jefes de policía británicos criticaron la filtración de la información a través de un tuit y en posteriores declaraciones de su portavoz.


La divulgación no autorizada de pruebas en medio de una importante investigación mina nuestro trabajo y la confianza de las víctimas


“Valoramos enormemente las relaciones importantes que tenemos con nuestros socios de confianza de inteligencia, policiales y de seguridad en todo el mundo”, declaró un portavoz de la policía nacional de lucha contra el terrorismo. “Cuando se rompe esa confianza, socava estas relaciones, y socava nuestras investigaciones y la confianza de las víctimas, los testigos y sus familias. Este daño es aún mayor cuando se trata de la divulgación no autorizada de las posibles pruebas en medio de una importante investigación contra el terrorismo”, continuó.

El Ministerio de Interior no hizo ninguna declaración al respecto pero fuentes de Whitehall explicaron a la Agencia AP que el Gobierno británico estaba “furioso” por las últimas filtraciones.

"Esto es completamente inaceptable. Estas imágenes filtradas desde el interior del sistema de Estados Unidos provocarán angustia a las víctimas, sus familias y al público en general. La cuestión está siendo elevada a todos los niveles pertinentes por las autoridades británicas con sus homólogos de Estados Unidos”, declaró la fuente anónima.

El Alcalde de Manchester añadía más leña al fuego con este tuit:


Tras las quejas al embajador de Estados Unidos por la actuación de su país con las filtraciones, aseguraron que pararían. No lo han hecho. Una falta de respeto arrogante.

Y pese a que el Gobierno no cree que el presidente sea directamente responsable de las filtraciones, la primera Ministra británica Theresa May mostrará sus preocupaciones acerca del asunto con Donald Trump durante el encuentro que tendrá lugar hoy jueves en la cumbre de la OTAN en Bruselas.

Mientras sucede la polémica, las detenciones se siguen produciendo en Reino Unido. Las fuerzas antiterroristas están actualmente interrogando a seis hombres y una mujer arrestados en diferentes puntos del país por su posible conexión con el atentado. Las fuerzas de seguridad cada vez están más seguras de que el ataque no fue perpetrado por un lobo solitario, sino que fue de autoría colectiva.  El Reino Unido ha elevado al máximo su nivel de alerta ante el riesgo inminente de atentados.

share