Actualidad

El Partido Verde alemán propone que la asistencia sexual con prostitutas sea cubierta por la seguridad social

Una propuesta que no convence a todos y se suma a la lista de descalabros en los medios de miembros del partido alemán

El comienzo de 2017 está siendo duro para los Verdes en Alemania. El partido ecologista alemán afronta los primeros días de este año electoral protagonizando día sí y día también los titulares de la prensa. Y evidenciando una división interna que puede ser muy poco beneficiosa de cara a los comicios.

¿La última de las polémicas?

La portavoz de políticas de atención del partido, Elisabeth Scharfenberg, declaró el domingo en la revista dominical Welt am Sonntag que las personas mayores con problemas graves de salud deben poder hacer uso de un servicio de sexo con prostitutas que debería estar costeado por la seguridad social.

La idea, ya existente en otros países como Holanda, pretende financiar con fondos públicos estos servicios sexuales otorgados por prostitutas con un certificado de “asistencia de servicios sexuales”.

"Me puedo imaginar una financiación [pública] de la asistencia sexual", declaró la portavoz. "Las autoridades locales podrían proporcionar información sobre ofertas de este tipo en la zona, así como otorgar los fondos necesarios", explicó Scharfenberg a la revista.

Para poder beneficiarse de la medida, los pacientes tendrían que presentar un certificado médico que acredite que no son capaces de alcanzar la satisfacción sexual de otras maneras. Por otro lado, tendrían que demostrar que no disponen de dinero suficiente para costear por cuenta propia los servicios de una asistenta sexual.

La medida ha levantado ampollas en la opinión pública y también dentro del propio partido. El parlamentario Verde y alcalde de la ciudad de Tübingen, Boris Palmer, criticaba así la propuesta de Scharfenberg: “¿Pueden los miembros del parlamento simplemente dejar a un lado sus bien intencionadas ideas cuando pueden etiquetarnos de forma tan clara como bichos raros?”.

Por su parte, el presidente de la Fundación Alemana para la Protección del Paciente, Eugen Brysch, declaraba a la agencia de noticias DW que si bien estas medidas podrían hacer ganar el voto popular, no ayudarán realmente a los afectados. “Los que luchan a diario para conseguir ayudas con la silla de ruedas, la higiene o la comida tienen otras preocupaciones”, explicó Brysch. “Ahí es donde el partido puede convencer con sus sugerencias de mejora”.

Porque, precisamente, eso es lo que debe hacer el partido Verde. En las últimas elecciones federales de 2013, su cuota de voto cayó a un 8,4 y las últimas encuestas dejan a los verdes con un 9%. Los ecologistas deben mejorar sus números si quieren evitar caer en la irrelevancia política en las próximas elecciones.

Dentro del propio partido hacen autocrítica. Uno de los candidatos electorales, Robert Habeck, cree que “ la caída al 9% no es culpa del clima político general. Es nuestra culpa, nuestra propia responsabilidad, y si lo negamos no hay necesidad para nosotros de estar en la política”.

Para poder beneficiarse de la medida, los pacientes tendrían que presentar un certificado médico que acredite que no son capaces de alcanzar la satisfacción sexual de otras maneras

No solo la propuesta de una asistencia sexual costeada por el Estado ha provocado la división dentro del propio partido. Los últimos sucesos terroristas en Berlín también han polarizado la opinión de los Verdes. Por un lado, Cem Özdemir, el actual presidente federal de los Verdes, apoya el proyecto de ley, recién aprobado, para aumentar la vídeovigilancia en los espacios públicos, mientras que Anton Horfreiter, otro miembro destacado del partido, prefiere hablar sobre aumentar las competencias de los diferentes cuerpos de seguridad.

Según declaró el politólogo Heinrich Oberreuter a DW , "si alguien hubiera dicho hace un año que los Verdes pedirían más policía o videovigilancia, te habrías frotado los ojos con asombro porque es una realidad que no se corresponde con el partido". Para Oberreuter, el partido se enfrenta actualmente a un conflicto entre la realpolitik y las propuestas sociales liberales. O lo que es lo mismo, entre la videovigilancia y la asistencia sexual con prostitutas. Una división entre posturas liberales y conservadores que puede afectar al partido más de lo que pensaba.

“El inicio de este año es suficiente para hacer que nos tiremos de los pelos”, declaró el político del Partido Verde Boris Palmer el lunes. Por lo visto, no anda falto de razón.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar