Actualidad

La policía multó a una chica por denunciar el acoso de su ex, meses después la asesinaron

Shana Grice fue supuestamente asesinada por su ex novio Michael Lane. Su historia es un ejemplo de cómo las autoridades ignoran las denuncias de muchas mujeres víctimas del machismo

Shana Grice denunció varias veces ante la policía que su ex novio la acosaba. Y la única respuesta que recibió por parte de los agentes fue una multa por hacerles perder su tiempo. Justo seis meses después, su cuerpo sin vida fue encontrado degollado en dormitorio en Portslade, en East Sussex (Reino Unido).

Ahora, su ex novio Michael Lane se enfrenta a juicio por un delito de asesinato. Durante la vista oral los miembros del jurado han dado a conocer los detalles que rodean los meses previos al crimen y una vez más se hace evidente una realidad terrible: muchas de las víctimas de violencia machista habían denunciado previamente y no fueron escuchadas.

Todo empezó cuando Shana volvió con su novio anterior, Ashley Cooke. Eso provocó que su ex pareja, Michael Lane, empezara a obsesionarse con ella.

Se escondió fuera de su casa, le enviaba flores e incluso dejó una nota en el coche del novio de Shana en el que advertía que la chica “iba a engañarle”. Esto sucedió en febrero de 2016. Un mes más tarde, la joven decidió tomar cartas en el asunto y se acercó a la policía a denunciar el acoso. Allí, la acusaron de hacer perder el tiempo a la policía y fue multada por falso testimonio ya que Shana Grice no mencionó que su relación con Lane había sido intermitente.

Unos meses más tarde, en julio del año pasado, Lane robó las llaves de su ex novia y entró en su casa para espiarla mientras dormía. En esa ocasión la policía advirtió al chico que se mantuviera alejado de ella. Sin embargo, tanto las quejas de Grice sobre estas actitudes como las llamadas que recibía de forma esporádica fueron catalogadas “de bajo riesgo” por los agentes.

Durante el juicio también se mostraron varias grabaciones de conversaciones entre la pareja en la que Shana acusaba a Lane de comportamientos extraños y el joven respondía que no estaba bien de la cabeza.

La situación fue a más en los meses previos al asesinato. Lane colocó un dispositivo de seguimiento en el coche de la chica, iba diciendo a sus amigos que Shana debía “pagar por lo que había hecho” y le pidió a su ex pareja que le devolviera los regalos que le había dado durante la relación.

 

Shana Grice denunció varias veces ante la policía que su ex novio la acosaba. Y la única respuesta que recibió por parte de los agentes fue una multa por hacerles perder su tiempo

Hasta que en agosto del año pasado todo acabó cuando Shana fue encontrada muerta en su habitación . El principal sospechoso es Lane, quien alegó ante el juez que su actitud acosadora solo respondía a un deseo de entender por qué acabó la relación.

Por otra parte, el fiscal detalló que el acusado había estado en el piso de Shana justo la mañana de su muerte. “La puerta estaba abierta así que entró y vio a Shana. Ella estaba en el suelo al lado de la cama. No había fuego ni quemaduras. Él se fue. No telefoneó a la policía, no llamó a la ambulancia. No le contó a nadie lo que había visto. Entró en pánico y pensó que la policía le iba a inculpar”, explicó durante el juicio el fiscal Philip Bennetts.

Se ha encontrado sangre de Shana en las zapatillas de Lane, quien también admitió que había mentido a la policía durante los interrogatorios. La investigación continúa abierta y la mala gestión de las denuncias de Shana por parte de la policía será investigada por una comisión independiente de denuncias contra la policía (IPCC por sus siglas en inglés). Aunque por desgracia ya sea demasiado tarde para Shana.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar