PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

La artista que coló un perfume con olor a sobaco en una revista de moda

H

 

Así es cómo el sudor pasa de intervención artística a perfume exquisito demandado por los expertos

Leticia García

04 Julio 2014 12:12

A muchos de los que se compraron el número de mayo de la revista Harper´s Bazaar les encantó la campaña del perfume de Martynka. La modelo tumbada boca abajo en una bañera y mirando hacia atrás de forma seductora les pareció sofisticada y evocadora. Pero, sobre todo, lo que les gustó fue la muestra de perfume que acompañaba al anuncio.

Acudieron a la página web, Martynka.com, y no fueron capaces de encontrar información sobre el perfume, así que dejaron comentarios:"¡Guau!", decía uno de ellos, "acabo de oler la fragancia en una revista y necesito probarla. ¡Es única!"

Y tanto que lo era. El ingrediente principal del perfume es el concetrado del sudor de la axila de su autora, la artista Martynka Wawrzyniak. Con la ayuda de los estudiantes de química del Hunter College, Martynka sintetizó muestras de sus secreciones tras practicar Bikram Yoga y lo mezcló con lágrimas y pequeños trozos de cabello.

Autorretratos de nuevo cuño

El ejercicio era un experimento dentro de Smell Me, la exposición que la artista había presentado el mes anterior y que analizaba la capacidad que tienen los olores de dibujar de forma simbólica un perfil ínitmo de su productor: "Metiendo un anuncio falso en una revista con la distribución de Harper's Bazaar estoy introduciendo otras formas de autorretrato distintas del tradicional, basándome en estrategias olfativas de guerrilla. La muestra es la esencia de mi sudor. Y la campaña es un vehículo para extender mi esencia por todo el país, logrando que las masas consuman obras de arte sin darse cuenta", afirma la autora en su página.

La colonia, obviamente, es un medio para lanzar un mensaje contra los prejuicios a los olores corporales (específicamente a los femeninos) y no se comercializa. Pero podría hacerlo. Es más, con toda probabilidad, encontraría un público dispuesto a pagar por oler a sudor.

Existe un nutrido grupo de marcas de cosmética que no se publicitan y se mantienen fieles a una clientela específica, conocedora del mundo de los perfumes y muy exigente. Es la autodenominada perfumería de nicho, un negocio más rentable de lo que parece a primera vista y que surge como respuesta al creciente esnobismo de los aficionados al sector, que no quieren oler como huele todo el mundo ni arriesgarse a compartir fragancia con cualquiera.

Sudor, semen y tabaco

De un tiempo a esta parte, las marcas nicho han desarrollado productos de lo más perturbador. Como la firma Etat libre d'orange, que lanzó hace ya varios años "Secretions magnifiques", un perfume que sintetiza los aromas del sudor y el semen para reproducir el olor del sexo. O "Jasmin et Cigarette" que, como su propio nombre indica, mezcla flores con colillas. Ambos se comercializan en tiendas y almacenes de lujo como Harvey Nichols, así que sus ventas no deben ser tan marginales.

La firma Demeter, por ejemplo, produce esencias con olor a limpiacristales, lluvia, cannabis, tierra y hasta las hay que huelen a gin tonic. Incluso Lady Gaga, no se sabe si con fines artísticos o meramente publicitarios, introdujo notas de sangre y semen en su fragancia, "Fame", que, además, fue número uno en ventas durante varios meses.

Resulta curioso comprobar que, mientras unos denuncian por la vía del arte el tabú social frente a los olores corporales, una minoría busca distinguirse del resto de los mortales oliendo mal u oliendo a elementos poco comunes. Probablemente Martynka ya contara con que ciertos lectores de Harper's Bazaar alabaran su invención, pero tal vez no había previsto la avalancha de comentarios que ha recibido preguntando dónde poder comprar su producto. Quizá su intervención artística termine en la creación de otra marca de nicho que venda esencia de sudor en las tiendas más distinguidas del mundo.

share