Actualidad

Vacaciones atómicas, o el día que nos convertimos en meros espectadores del apocalipsis

Postales desde el infierno nuclear

Cada cultura tiene una imagen particular del apocalipsis. En el imaginario occidental ocupa un puesto de dudoso honor la fotografía de la explosión de la bomba atómica.

"Al haber crecido durante los años de la Guerra Fría, siempre me ha fascinado la bomba atómica. Representa de algún modo el Juicio Final. Me hipnotizaban aquellos simulacros de los años cincuenta donde se destruían casas falsas mientras los soladados contamplaban la escena con unas gafas de sol como única protección", cuenta Clay Lipsky en la web Inthein Between. Famoso por su trabajo en el mundo de los efectos especiales, este artista ha vuelto a la fotografía con la serie Atomic Overlook. En ella, mezcla imágenes de turistas contemplando el paisaje con escenas llenas del humo que sucede a una enorme explosión.

La sobreexposición del horror en los medios ha hecho que sintamos inevitablemente cierta distancia ante él. Lipsky empezó fotografiando a visitantes que contemplaban la inmensidad de los parajes naturales, pero se dio cuenta de que los retratos ganarían fuerza crítica si cambiaba el paisaje natural por el nuclear.

"La amenaza nuclear sigue siendo real, pero a medida que pasa el tiempo vamos apartándola de nuestra mente. Al recontextualizar su importancia histórica en esta serie fotográfica, intento también actualizar la amenaza, darnos cuenta de lo insignificantes que somos. Es una situación ante la que poco podemos hacer, salvo contemplarla", recuerda el artista. Hoy la carrera nuclear, la guerra o el cambio climático nos recuerdan que el fin no es un concepto descabellado, pero a fuerza de ser conscientes de ello, nos hemos inmunizado. Somos turistas contemplando panoramas catastróficos.

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar