PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Dos arquitectos y un sueño: convertir Central Park en un gigantesco pozo verde

H

 

Un proyecto urbanístico que aspira a desplazar el Central Park de Nueva York a 300 metros por debajo de la superficie terrestre y construir apartamentos alrededor ha ganado el primer lugar en un concurso de ideas para rascascielos

04 Abril 2016 17:08

¿Una idea estúpida o genialidad? Esa es la pregunta que muchos se hacen después de conocer el proyecto con el que Yitan Sun y Jianshi Wu, dos arquitectos jóvenes de la escuela de diseño de Rhode Island, ganaron la competencia anual de diseño de la revista online eVolo. Y es que su idea es tan ambiciosa como chocante: convertir Central Park en un gigantesco pozo verde.

La idea tiene su lógica. La isla de Manhattan es el la parte más densamente poblada de Estados Unidos, el Central Park su único oasis. Después de pasar días empujando turistas, siendo empujado por locales y medio ensordecido por las sirenas de bomberos y policías que pasan por la calle a cada minuto, lo único que quieres cuando estás en Nueva York es llegar al Parque Central, tirarte en la hierba y cerrar los ojos, o caminar entre sus brillos verdes, dejar que la naturaleza te saque del caos.

El problema es que la zona es demasiado cara para la mayoría. Puedes pasear gratis por el parque, pero pocos, muy pocos, se pueden permitir vivir en sus cercanías. ¿Cómo solucionar esa escasez de espacio habitable alrededor del gran parque neoyorquino?

La solución más lógica para estos dos arquitectos es transformar el Central Park en una especie de reserva natural encerrada en una urna, desplazar su superficie a unos 300 metros por debajo del nivel de la calle, y construir una larga pared de apartamentos con vistas alrededor del nuevo parque.



Según Sun y Wu, la megaestructura que rodearía el parque tendría 18 kilómetros cuadrados. “Este sistema rompe con la percepción tradicional de los rascacielos de larga escala sin perder el territorio valioso de Manhattan”, reza la declaración del proyecto.

El plan supondría la construcción de cientos de viviendas nuevas y accesibles en una zona carísima y atiborrada de personas, y sin necesidad de recurrir a diseños verticales horribles como el rectángulo de lego que es el 432 Park Avenue de Rafael Viñoly. Es 'eco-friendly', accesible y chic. ¿A quién no le gustaría ver el Central Park desde la comodidad de la cama?

Solo hay un par de problemas: las líneas de Metro y los túneles de agua que alimentan la ciudad pasan por debajo del parque.

Los críticos han estado rápidos a la hora de señalar que, si bien parece una idea bienintencionada y desde luego original, el proyecto de Sun y Wu ignora por completo una ciudad que ya existe.

share