Actualidad

"La idea de mal olor' es resultado del márketing; un concepto blanco, de clase media"

Hablamos con Sissel Tolaas, la mujer que lleva más de 20 años analizando y reproduciendo los olores del mundo

"La vida moderna está matando nuestro olfato", publicaba esta semanael diario the Telegraph. Las declaraciones son de la Doctora Kara Hoover, de la Universidad de Alaska. Sin embargo, hay una mujer que ya predecía hace 10 años la pérdida de uno de nuestros principales sentidos: el olfato.

Sissel Tolaas es una noruega de 52 años que lleva prácticamente media vida dedicada a su nariz. Licenciada en Químicas, Matemáticas y Lingüística, en 1990 comenzó su especialización en el lenguaje a través del arte y más concretamente en el olor. "Trabajo 24 horas al día porque me queda todo un mundo por oler", dice Tolaas antes de hacerle ninguna pregunta.

Actualmente reside en Berlín, donde tiene su laboratorio en el que almacena más de 7.200 olores. Tolaas consigue captar los distintos aromas a base de mezclar moléculas que conservar el olor hasta que se diluyen con el tiempo. Entre sus trabajos destaca SmellScapes, un mapa en el que refleja los olores de hasta 35 países, incluyendo México, Londres, Berlín o País. También ha creado un queso con el olor de las zapatillas de David Beckham y recreado los olores de la Primera Guerra Mundial para el Museo de Dresden, en Alemania.

 "Vivimos en un mundo que enmascara los olores"

La mujer que todo lo huele asegura que nunca ha usado desodorante y que hemos dejado a un lado el sentido del olfato para centrarnos en el de la vista. "En nuestra infancia, el olfato está mucho más desarrollado, más presente. Utilizamos olores para evocar recuerdos y personas pero, a medida que crecemos, vamos dejando de usar el olfato, dando preferencia a la vista y a "enmascarar" los malos olores. Vivimos en un mundo de márketing, que enmascara, desodoriza y maquilla los olores".

Su trabajo discurre a medio camino entre el arte y lo comercial. Desde 2014 cuenta con el respaldo de la International Flavors and Fragances Inc. (IFF), una de las mayores empresas de fragancias. Tolaas analiza las muestras de sudor (de momento, lleva 500 analizadas); olores de basura; comida...todo lo que se le pase por delante de la nariz, para comprender mejor nuestra forma de relacionarnos, de entender el mundo y, de paso, impulsar también la industria de las fragancias.

"No fabrico perfumes, recolecto moléculas y hago experimentos que las cadenas de perfumes y marcas usan para catapultar su industria", asegura Tolaas. De momento Volvo, H&M, IKEA, Adidas o Raf Simons han acudido a ella para diseñar las fragancias de sus locales y productos.

Tolaas  también explora y experimenta con los olores como forma de arte. Ha expuesto en el Museo de Arte Moderno de Nueva York, en el Foundation Center de París y el Visual Arts Center del MIT, este último, el más político de todos. Bajo el eslogan "Miedo al olor", la artista utilizó muestras de sudor de hombres de América, Rusia, Europa, India, China y Groenlandia. Su exhibición exploró los prejuicios y la barreras que Occidente ha construido frente al olor del otro, al punto de llegar a concluir que vivimos en un mundo "ciego al olor".

"La noción de malos olores es resultado del márketing americano. Es un concepto muy blanco, de la clase media", dice.

"Los malos olores no tienen que ser malos, solo diferentes. Si intentamos entenderlos, en lugar de sentir repulsión, podríamos preguntar: ¿Qué es ese olor y qué nos dice de cada quién?. Tenemos que aprender a utilizar de nuevo nuestra nariz. Es la mejor herramienta para acabar con los prejuicios".

"Podemos conservar olores para evocar recuerdos, igual que hacemos con las fotografías"

Este año Tolaas ha querido ir más allá y ha creado un dispositivo para que todo el mundo pueda recolectar sus propios olores. El precio, eso sí, no es asequible a todos los bolsillos. La artista ha lanzado al mercado The Smell Kit Memory, que contiene tres ampollas con sus respectivas moléculas, para que todo el que quiera pueda recopilar y conservar olores por 99 euros. " Igual que tenemos fotografías, con este kit podemos conservar olores como el de nuestro hijo recién nacido o el aroma de la playa en la que estuviste las últimas vacaciones", explica Tolaas.

"Nuestra sociedad y nuestra cultura han estado tradicionalmente dominados por lo visual y sin embargo, los olores nos rodean contínuamente. Nos provocan estímulos mayores y nos permiten desarrollar mayores lazos", explica Tolaas. Por eso la noruega ha decidido crear una nueva manera de capturar recuerdos, almacenándolos en tres pequeñas ampollas. "Cada vez que queramos revivir un recuerdo, bastará con abrir la ampolla y oler tantas veces como queramos".

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar