Actualidad

Cómo hacer una app absurda para prevenir violaciones

Hay aplicaciones poco útiles, aplicaciones basadas en prejuicios, aplicaciones perjudiciales y luego está Good2go

Hay muchas aplicaciones que no sirven para nada. Y otras que, además de ser inútiles, están basadas en suposiciones perjudiciales.

Good2go entra en esta última categoría. Su creadora, Lee Ann Allman, la ideó como una herramienta para ayudar a frenar el escandaloso número de violaciones que suceden en los campus universitarios norteamericanos. Una lacra social que, además, no ha sido tratada por todos con la misma justicia: desgraciadamente, son muchos los que consideran que no se trata de violaciones, sino de mujeres que se sienten culpables de haber accedido a tener sexo.

Aunque Allman dice que su principal motivación fueron sus hijos, "estudiantes universitarios preocupados por el tema, pero confundidos a la hora de afrontarlo", el funcionamiento de Good2go presupone que el abuso está relacionado con la falta de entendimiento entre ambas partes:

Si te proponen tener sexo, basta con abrir la aplicación y rellenar un test. La primera pantalla te pregunta, "¿Estás listo para que nos vayamos?" Si la respuesta es 'no', la aplicación te recuerda que 'no' significa 'no'. Si la respuesta es "tenemos que hablarlo", el test se suspende hasta tomar una decisión. Si la respuesa es 'sí', la herramienta te avisa de que el 'sí' puede convertirse en un 'no' en cualquier momento, pero se pasa a la siguiente pantalla.

Por si no fuera lo suficientemente absurdo que tu móvil te recuerde las obviedades que todo el mundo debería saber, en el siguiente nivel, una vez que se ha accedido a tener sexo, Good2go te pregunta de qué grado es tu borrachera: si vas "bastante perjudicado", la aplicación te recuerda que no deberías dar tu consentimiento. Si, por el contrario, estás "un poco intoxicado pero decidido a irte" o "sobrio" pasas al siguiente nivel. Y ya van tres niveles.

Aquí se abre una ventana para registrarte con tus datos personales, el número de tu móvil y el de tu compañero. El proceso es aparatoso y bastante poco útil. La única utilidad que tiene Good2Go (si presuponemos que la pareja en cuestión pasa todos los niveles y decide tener sexo) es registrar los datos de ambos para demostrar que ha habido consentimiento. En otras palabras: la aplicación pretende reducir los casos de violación desmintiendo supuestas violaciones. Las denuncias por abuso no tendrían lugar, debió pensar Allman, si es posible comprobar que la víctima rellenó un test inútil e iba sobria.

El hecho de que Good2Go exista con esta misión y de que su estrategia se base en hacer preguntas cuyas respuestas conoce todo el mundo, demuestra lo lejos que muchos están de afrontar la verdadera realidad de las violaciones, así como de hablar abiertamente de sexo. En lugar de tratar la situación de forma natural, responsable y abierta, una serie de pantallas se despliegan en tu móvil para mediar entre las dos personas. En lugar de enfrentar la violación como un delito en el que entran en juego el machismo y la dominación, se intenta paliarla poniendo en foco en la víctima, recordándole que debe ser consciente de sus actos. Como si la culpa, en el fondo, fuera suya.

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar