Actualidad

"Si muero o enfermo, será una victoria"

José Antúnez Becerra, uno de los presos más antiguos de España, está en huelga de hambre y su situación es crítica

José Antúnez Becerra es uno de los presos más antiguos de España. Tiene 58 años y lleva acumulados casi 40 en prisión. Desde el pasado 23 de enero está en huelga de hambre en el centro penitenciario de Brians 2, en Barcelona. Este es el mensaje que grabó hace 12 días.

El pasado fin de semana unos familiares fueron a visitar a José. Su estado es grave y va en silla de ruedas: "Lo ve todo doble y borroso [...] lleva 4 días vomitando lo poco que puede beber".

José pesa 60 kilos y está perdiendo 1 kilo cada 24 horas.

Para quienes no conozcan su historia, todo empezó en los años 70, a finales del franquismo. José ingresó en la cárcel a los 16 años por robo con violencia y un homicidio en el que no participó directamente.

Fue acusado de ser uno de los cabecillas de un motín en 2004

En 2002 volvió a la celda por tenencia ilícita de armas y robo con intimidación. Cuando estaba a punto de finalizar esta condena, en 2004, protagonizó junto a otros presos el famoso motín en la cárcel de Quatre Camins, Barcelona.

José fue condenado a casi 30 años de cárcel como uno de los cabecillas de la rebelión, por la que también fueron condenados seis funcionarios por maltratar y lesionar a varios internos.

Desde entonces, no se le ha concedido ningún permiso. Tanto familiares de Antúnez como organizaciones de defensa de los derechos humanos consideran que el reo está siendo víctima de una venganza por parte de las instituciones penitenciarias.

"Está harto y cansado de tantas represalias y de tanta mala fe", ha explicado Iñaki Rivera, director del Observatorio Penal y de Derechos Humanos de la Universidad de Barcelona a EFE.

" Es la única salida, no quiere vivir así. Se siente y está marginado por su historial", ha dicho una familiar. 

En la últimas horas se ha sabido que el director general de los servicios penitenciarios de la Generalitat de Catalunya, Pere Soler, ha prohibido que Rivera y un miembro de la Coordinadora para la Prevención de la Tortura vean al preso. 

José lleva 60 días en huelga de hambre y su situación es crítica. Está a la espera de que la Aundiencia de Barcelona acepte su recurso para limitar a 20 años el cumplimiento de su pena, que está fijada en 29 y 7 meses.

Su misión no es morir ni vivir, sino resistir: "Y que la naturaleza siga su curso".

La misión no es ni morir ni vivir, sino resistir

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar